Alergia alimentaria en perros- como detectarla y combatirla. 

Opciones diagnósticas

Los veterinarios contamos, fundamentalmente, con dos opciones para poder diagnosticar las alergias alimentarias en los perros.

Por un lado, existen unos test que, por medio de sangre o saliva, consiguen detectar los alimentos que causan la reacción alérgica en el perro. No obstante, estos test en ocasiones arrojan datos falsos, por lo que deben interpretarse con cautela.

Por otro lado, la otra herramienta diagnostica consiste en la llamada dieta de eliminación. Debido a su eficacia y versatilidad será en la que nos centraremos para abordar la materia.

Dieta de eliminación

La dieta de eliminación, como su nombre indica, consiste en un método de alimentación en el que se van eliminando los nutrientes que causen la reacción alérgica. Para explicarlo mejor, vamos a poner un ejemplo práctico.

Thor llega a la clínica porque se rasca mucho. Tras la exploración y una correcta anamnesis, establecemos un diagnóstico presuntivo de intolerancia alimentaria. El animal se alimenta de un pienso comercial a base de pollo y arroz, además de otras sustancias presentes en el pienso.

Pues para comenzar la dieta, vamos a elaborar un menú casero ” nuevo “. Y con nuevo queremos decir, con alimento que a ser posible nunca haya consumido. En nuestro ejemplo práctico podríamos empezar con:

  • Merluza: Fuente de proteína animal de calidad.
  • Patata: Hidratos de carbono de origen vegetal.
  • Zanahoria: Vitaminas vegetales de calidad.

Ya tenemos el delicioso menú para Thor. Y esperemos que le guste ya que deberá de comer SOLO esta dieta durante al menos 6 semanas. Y remarco lo de solo, ya que durante este tiempo no podrá comer nada más, ni gominolas, ni pasta de dientes ni nada.

Pasadas estas 6 semanas evaluamos los síntomas de Thor, y observamos que ya no se rasca, así que genial!. Pero tenemos que comprobar que no ha sido casualidad, por lo que introducimos de nuevo la dieta anterior completa, solamente carne de pollo si sospechamos de que este alimento es el causante de la alergia… Eso ya queda sujeto a criterio del veterinario.

Si de nuevo Thor comienza a rascarse… Tachán! Ya tenemos el diagnóstico listo.

Tratamiento

En cuanto el tratamiento, lo mas importante consiste en eliminar de la alimentación del perro el componente que está causando la reacción alergia

Podemos optar por un pienso o alimentación comercial que no cuente la sustancia causante de la alergia, opción más práctica y cómoda. Por ejemplo para nuestro caso concreto podríamos optar por un pienso a base de salmón, cordero…

O bien podemos elaborar una dieta casera, para la cual deberemos de contar con un correcto asesoramiento veterinario para formular una propuesta alimentaría completa y balanceada desde el punto de vista nutricional.

 

Juan Vázquez

Médico veterinario

Principales alergias en perros

Síntomas principales

La variedad de síntomas que producen los procesos alérgicos son variados, dependiendo, entre otras cosas, de si son alergias puntuales, por ejemplo por picadura de una abeja, o si la exposición es continua, como una alergia alimentaria.

En el primer caso, la alergia por exposición puntual, suelen ser síntomas evidentes, como hinchazón repentina (por edema) de una parte del cuerpo, principalmente cara o extremidades, en casos leves, dolor, picor, e incluso hipotensión o shock en casos graves.

Cuando la exposición al agente que produce la alergia es continua, como en el caso de las alergias alimentarias, solemos ver síntomas dermatológicos, principalmente otitis y dermatitis, que pueden variar de leves a severas y muy extendidas, y síntomas digestivos, como diarreas y vómitos.

Principales alergias

Cuando tenemos sospecha de que un perro padezca alergia, podemos realizar análisis de sangre para ver cuál es el agente o los agentes que la causan.

Como hemos visto, las alergias pueden ser a una gran cantidad de agentes, que solemos englobar en alergias ambientales y alimentarias:

  • Ambientales: las más comunes suelen ser las arizónicas y las gramíneas. Pero también puede haber a ciertas hierbas o árboles, como el olivo. Fuera del grupo vegetal, encontramos también alergias a ácaros del ambiente, como los que suele haber en alfombras o muebles o alergias a picaduras de pulgas, por ejemplo, aunque también puede haber a otros insectos, como cucarachas o incluso epitelio humano, que es poco frecuente.
  • Alimentarias: en este grupo se engloban todos los alimentos, pero los que más alergias suelen ser los alimentos más habituales en los piensos, ya que ha habido mayor exposición a ellos. Estos alimentos pueden ser cereales, como trigo, arroz o maíz, legumbres, como soja o guisantes, pero también carnes, como pollo, ternera o cerdo o pescados.

Esta lista engloba los agentes más habituales, pero no son los únicos.

Es recomendable realizar estos análisis de cara al diagnóstico, pero también al tratamiento, ya que nos orientan del tipo de dieta que puede tomar un perro con cuadros alérgicos. No todos los perros con alergia tienen que comer necesariamente pienso hipoalergénico. En muchas ocasiones, con saber qué alimento le produce alergia y evitarlo con piensos que no lo tengan en su composición, es una medida válida. Pero siempre hay que adaptarlo a cada caso.

 

Piensos para perros alérgicos

El otro día  ya hablamos de la alimentación monoproteica para perros alérgicos, por lo que os recomiendo echar un ojo a esa entrada si os interesa el tema y queréis seguir bien el hilo en las siguientes lineas.
Aparte de los piensos monoproteicos, tenemos más opciones disponibles en el mercado.
Si hemos diagnosticado previamente a nuestro perro con alergia o intolerancia alimentaria mediante una correcta dieta de exclusión realizada por nuestro veterinario, ya tendríamos localizado el alimento al que nuestro perro es alérgico. En vista a esto, tendríamos disponibles los siguientes piensos :

  • ‌Pienso sin el alimento que produce la reacción alérgica : Quizás sea la opción más sencilla. Si por ejemplo, nuestro perro ha resultado ser alérgico al pollo, una de las opciones posibles sería optar por un pienso en cuya composición no aparezca el pollo. Por ejemplo, podríamos decantarnos por un pienso a base de salmón, cordero o jabalí. Si bien es cierto que en estos piensos puede existir contaminación cruzada con restos de otros piensos fabricados , si la alergia no es muy grave puede ser una opción  interesante.
  • ‌Piensos sin cereales : Los cereales han resultado ser agentes causales de alergias en un gran porcentaje de perros. Si es el caso de nuestra mascota, la mejor opción es elegir uno de estos piensos como el futuro alimento de nuestro perro. Existen en el mercado multitud de marcas con variedad sin cereales, o dicho de forma más moderna ( ya sabéis que todo lo que está escrito en inglés es más molón) grain free.
  • ‌Pienso hipoalergenico: Es la alternativa, por así decirlo, más drástica y estricta. Se ha demostrado que las moléculas que producen las alergias suelen estar constituidas por largas cadenas. Por lo tanto, si estas moléculas se rompen mediante un proceso llamado “hidrólisis”, producen significativamente menos alergias. Esta es una lección rápida de bioquímica, pero espero que entendáis el concepto de hidrólisis. Por lo tanto, estos piensos “hidrolizados” son útiles en perros con alergias o intolerancias muy acentuadas. Además, estos alimentos suelen fabricarse en zonas aisladas y en máquinas específicas para evitar la contaminación cruzada con otros piensos.

Ya veis la cantidad de opciones que tenemos disponibles, por lo que si vuestro perro tiene alergia a algún pienso o alimento concreto que no cunda el pánico, !Que de hambre no se va a morir!

Juan Vázquez

Médico veterinario

¿Cómo saber si mi perro es alérgico a la pipeta?

¿Qué son las pipetas?

Las pipetas son antiparasitarios externos, de diferente composición, según los parásitos frente a los que actúen, que se comercializan en forma de líquido oleoso. Se aplican en la piel seca del perro, en la zona de la columna del perro, y duran alrededor de 4 semanas, dependiendo, como he dicho, del parásito que eliminen, ya que las hay que sirven para evitar pulgas y garrapatas y hay algunas más completas que también repelen el mosquito flebotomo, transmisor de leishmaniosis.

Es importante aplicarlo sobre la piel seca para su mejor absorción y no se recomienda hacerlo justo después del baño, así como tampoco bañar al perro hasta, por lo menos, dos días después de su aplicación, ya que se absorben mejor cuando la piel conserva su protección grasa natural, algo que disminuye con el baño.

¿Puede producir alergia?

Sí, a algunos perros les sucede.

La manifestación principal es el picor en la zona de aplicación, en casos leves.

Si la alergia es mayor puede haber enrojecimiento de la piel, alopecia (caída del pelo), engrosamiento de la piel o incluso en casos más severos, picor generalizado, enrojecimiento de la piel del resto del cuerpo o edema facial (hinchazón en la cara), lo más habitual.

¿Qué debo hacer?

Como primera medida, si los síntomas son claramente por alergia a la pipeta, conviene bañar al perro para evitar que su piel esté en contacto con el líquido antiparasitario y absorba más producto.

En segundo lugar, debes acudir al veterinario, que te dará el tratamiento adecuado y te orientará sobre qué cuidados necesita la piel dañada, en función de la extensión de los síntomas.

Y por último, conviene que te plantees otro método antiparasitario. En ocasiones la alergia la ocasionan los excipientes que se añaden al antiparasitario, no el antiparasitario en sí, por lo que probar otra marca de pipeta podría ser una opción. En caso de sospecha de alergia al principio activo, es decir, al antiparasitario, conviene probar con otro tipo, en formato pipeta o en formato collar.

Existen otros antiparasitarios externos que se administran vía oral, que pueden ser una opción interesante en casos de alergia a productos tópicos.

Mi perro tiene la piel roja: principales causas

Estructura de la piel

La piel de nuestros perros está formada por 3 capas principales, la epidermis o más externa, dermis, la capa intermedia e hipodermis, la capa interna. Estas 3 capas forman una barrera de protección del cuerpo.

En estas capas encontramos los folículos, de donde nacen los pelos; glándulas sebáceas, donde se forma la grasa que protege la piel;  nervios, que dan sensibilidad a la piel, y músculo, entre otros, que da movilidad a la piel cuando sienten que se les posa algún bicho, por ejemplo

Cuando esta estructura se altera, se afectan las funciones que hemos comentado de todo este sistema y podemos ver, por ejemplo, que aumenta la secreción de grasa, se cae el pelo o aumenta la sensibilidad de la piel.

Principales causas

Podemos hacer una clasificación de las causas de enrojecimiento de la piel por el agente que lo provoca: parásitos, hongos, bacterias e inmunológico, principalmente:

  1. Parásitos: Algunos parásitos viven en el folículo del pelo, lo que produce alopecia (caída del pelo), enrojecimiento y picor. Otros parásitos, como la Leishmania, que producen enfermedades generalizadas, también pueden producir síntomas cutáneos.
  2. Hongos: Los hongos dermatofitos producen enrojecimiento, lesiones que pueden ser redondeadas o no y alopecia e incluso picor, aunque no siempre.
  3. Bacterias: Las infecciones de piel pueden comenzar simplemente con enrojecimiento de la piel o producirlo cuando está más avanzada la infección. Pueden ser la causa primaria, es decir, los síntomas se producen como consecuencia de la infección, secundaria, cuando las bacterias pueden colonizar la piel si ha habido previamente una lesión en la piel y entonces se produce la pioderma ( infección por bacterias en la piel).
  4. Causas inmunológicas: principalmente alergias. Cuando el cuerpo reacciona de manera exagerada frente a un agente (por ejemplo en alergias ambientales o alimentarias), se liberan ciertas sustancias a la sangre que producen síntomas diversos. Entre ellos picor, enrojecimiento de la piel, alopecia, infecciones, y en casos más severos, engrosamiento y pigmentación de la piel. Pero existen otras patologías inmunomediadas, como el lupus eritematoso, que produce también síntomas cutáneos, entre otros.

Como veis, la patología dermatológica es bastante compleja y esto es sólo un resumen de lo que puede causar enrojecimiento de la piel. Por lo tanto, si notáis que vuestro perro empieza a tener alguna zona de su piel enrojecida, os recomiendo que acudáis pronto a vuestro veterinario para que se diagnostique y se trate en fase inicial.

 

Dermatitis por lamido excesivo

TIPOS DE LESIONES

Por lo general, el lamido excesivo puede ocasionar pérdida de pelo (alopecia), que la piel se inflame y esté enrojecida. Si el lamido persiste, puede derivar en una úlcera, de distinta extensión según la intensidad del lamido. A menudo se observa infección en la zona afectada, que incluso puede llegar a supurar.

Las zonas más frecuentemente afectadas son las extremidades (principalmente las delanteras), aunque también puede darse en el abdomen, cara interna de los muslos o la base del rabo. Esta última suele ser por rascado con los dientes, más que por lamido.

¿POR QUÉ SE PRODUCE?

Existen varias causas que hay que descartar cuando aparece este comportamiento, que puede llegar a ser compulsivo, ya que hay perros que se lamen la zona todo el día.

  • Infección bacteriana en la piel (pioderma).
  • Parásitos.
  • Hongos.
  • Dolor articular/óseo.
  • Alergia.
  • Alteraciones de comportamiento, que derivan en esta “obsesión” por lamerse una zona en concreto.

Siempre hay que determinar qué origina el lamido, con el fin de poner un tratamiento adecuado y eliminar tanto la lesión como el lamido.

MEDIDAS PRINCIPALES

Además del tratamiento específico para cada patología, es muy importante mantener una adecuada higiene de la zona y evitar que se siga produciendo el lamido, ya que por una parte se puede extender la infección, por ejemplo, por arrastre de las bacterias en la lengua hacia otras partes sanas, y por otro lado, el roce constante de la lengua sobre la piel y el pelo, hace que acabe alterándose la estructura de la piel y se ulcere.

Aquí cabe destacar que el control del picor es fundamental, ya que muchas veces es éste el que origina este comportamiento.

En el caso de las alergias, suele haber un componente ambiental, pero también alimentario. Y es en este último punto en el que podemos actuar, mediante una alimentación adecuada.

No debemos restar importancia a esta conducta, ya que en muchas ocasiones es indicativo de un problema, por lo que debemos acudir lo antes posible al veterinario para valorarlo y poner un tratamiento adecuado antes de que la lesión se haga más extensa.

 

PAULA GIMENO

VETERINARIA

¿Por qué deben incluirse los ácidos grasos en la dieta de los perros con problemas de piel?

¿Qué son los ácidos grasos?

Los ácidos grasos, en concreto el omega 3, es un tipo de ácido graso esencial que el organismo del perro no puede sintetizar por sí mismo. Estos ácidos omega 3 se encuentran en diferentes alimentos, tanto vegetales como animales.

Muchos piensos ya incluyen un porcentaje de ácidos grasos, normalmente proveniente del salmón, aunque pueden oxidarse fácilmente y perder propiedades, por lo que suplementar con ácidos grasos puede ser muy útil, sobre todo en perros con problemas de piel.

¿Por qué incluirlos en la dieta de nuestro perro?

Estos ácidos grasos son muy importantes para perros con problemas dermatológicos y, al incluirlos en la dieta, los perros pueden aprovecharse de sus diferentes beneficios:

  • Mejoran la calidad de la piel y el pelo.
  • Pueden ayudar a prevenir algunas enfermedades que afectan a la piel y mejoran el sistema inmunológico.
  • Reducen el prurito (picor).
  • Disminuyen la aparición de dermatitis y otitis.
  • Ayuda a prevenir algunos problemas cardíacos.
  • Son antioxidantes naturales.
  • Contienen DHA que ayuda al desarrollo del cerebro, sobre todo en las etapas de cachorro y durante la lactancia y preñez de las hembras.

Podéis encontrar diferentes fuentes de ácidos grasos pero, para el perro, las fuentes de origen animal, como el aceite de salmón o de krill, son las mejores opciones.

Irene Martinez

Médica Veterinaria