Principales síntomas de la diabetes en perros

El aumento de glucosa en sangre (hiperglucemia) ocasiona los principales síntomas de la diabetes.

Polidipsia: es decir, beber más cantidad de agua de lo habitual. El perro con diabetes puede llegar a beber grandes cantidades de agua a lo largo del día, parece no saciarse, algo que llama mucho la atención a sus propietarios y suele ser el principal motivo de consulta.

Poliuria: también son perros que orinan en gran cantidad. Suele ir en relación con el agua que beben.

Polifagia: muestran hambre continuamente.

Pérdida de peso: suele haber una pérdida progresiva de peso, que es más severa cuanto más avanzada esté la enfermedad.

Mal aspecto de la piel y el pelo: la piel está seca, pueden aparecer infecciones y descamación. El pelo suele tener un aspecto seco, quebradizo y sin brillo.

Complicaciones

Cataratas: suelen aparecer de forma repentina. Se producen por un daño en el cristalino, que al atraer agua por los altos niveles de glucosa, pierde su estructura, lo que da lugar a la catarata.

Infecciones de orina: por la presencia de glucosa en orina, proliferan bacterias, que pueden dar lugar a molestas infeccione que también habrá que tratar.

Cetoacidosis: debido a la falta de disponibilidad de la glucosa, el organismo obtiene energía a partir de las grasas y las proteínas, lo que genera cuerpos cetónicos cuando se prolonga esta situación. El acúmulo de estos cuerpos cetónicos desencadena la cetoacidosis, ya que se altera el pH normal y puede tener consecuencias nefastas si no se actúa rápido. Esta condición requiere hospitalizar al perro para estabilizarle y tratar los síntomas asociados.

Diagnóstico

La diabetes en perros se diagnostica mediante un análisis de sangre, en el que hay que determinar la concentración de glucosa en sangre, así como de fructosamina, que nos da información sobre si la glucosa ha estado alterada en las últimas semanas. Asimismo, debemos estudiar el resto de parámetros del análisis para valorar el estado del hígado, riñones y estado general del perro.

El análisis de orina también es importante, para ver si hay glucosuria (glucosa en la orina), infección de orina o presencia de cuerpos cetónicos.

Una ecografía abdominal también es recomendable, para valorar el estado del páncreas, principalmente.

Tratamiento

Para disminuir la concentración de glucosa en perros diabéticos debemos administrar insulina.

También es muy importante una dieta baja en hidratos de carbono y rica en fibra y proteína.

Además, es muy recomendable que el perro siga un estilo de vida activo, siempre que los niveles de glucosa se vayan estabilizando y vaya recobrando la fuerza que necesita.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *