¿Por qué un perro ataca a otro?

Causas que desencadenan un ataque

Lo que origina este comportamiento no tiene que ver con la genética del animal, si no con una falta de socialización con otros animales, miedos y frustraciones. Muchas veces podemos observar un lenguaje corporal que debe ponernos sobreaviso y debemos estar atentos a estas señales para adelantarnos a la pelea y evitarla.

Las causas más frecuentes de agresividad canina son debidas a:

  • Estrés: un perro puede verse intimidado por otro o sentirse en peligro, pudiendo reaccionar huyendo o atacando al otro animal. Esta situación supone estrés para el animal y puede actuar de forma evasiva o agresiva.
  • Hiperactividad, frustración, falta de estímulos: en muchos casos de perros de trabajo y de alta energía que no realizan el ejercicio adecuado a sus características pueden aparecer conductas indeseadas como agresividad hacia otros canes.
  • Mala socialización durante la etapa de cachorro: es importante que nuestro cachorro tenga contacto con perros de diferentes tamaños y energías, así como con otros animales y entorno, para que en la etapa adulta no tenga miedos o presente agresividad, sobre todo en razas de gran tamaño o más territoriales.
  • Miedo: como hemos dicho, el miedo causa mucho estrés al animal, pudiendo responder de forma agresiva hacia otros.
  • Enfermedad o dolor: perros enfermos o que sienten dolor pueden mostrarse más irritables con otros congéneres, además de sentirse más débiles, lo que provoca les provoca estrés, pudiendo reaccionar atacando a algún compañero.
  • Casos puntuales: a veces tenemos un perro sociable pero con un determinado tipo de perro se muestra agresivo, suele pasar en el caso de machos no esterilizados con otros iguales, entre hembras o hacia perros de determinadas características, probablemente debido a una mala experiencia con estos últimos.

La mordida es la respuesta más extrema del lenguaje canino, por eso debemos conocer a nuestra mascota y saber leer su lenguaje corporal, solo así podremos anticiparnos a la agresión y evitarla.

En casos más graves es importante acudir a un profesional en etología o educador canino para que nos ayude en este proceso.

Irene Martinez

Médica Veterinaria

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *