¿Por qué babea mi perro tanto?

Ptialismo en perros

El ptialismo es un exceso de salivación que puede ocurrir de forma fisiológica en algunas razas como Gran Danés o Mastines, debido a la conformación de su boca pero, en otros casos, puede deberse a problemas de salud diferentes que deben tenerse en cuenta.

Mi perro babea mucho cuando corre

Los perros, cuando corren o se excitan, pueden producir más cantidad de saliva que se manifiesta con este babeo excesivo. Ese babeo puede aparecer también si el perro está deshidratado, en este caso veremos otros síntomas como:

  • Jadeo excesivo.
  • Encías muy enrojecidas.
  • Mareo, falta de coordinación, etc: en casos graves de golpe de calor puede haber síntomas nerviosos como ataxia o falta de coordinación.

Mi perro babea y tiene mal olor en la boca

Si existen problemas en la boca puede aparecer ptialismo, muchas veces acompañado de un mal olor característico que indica infección bacteriana. Las causas más frecuentes son:

  • Cuerpo extraño: huesos y otros objetos pueden clavarse en las encías del animal, provocando dolor, babeo, infección y mal olor.
  • Gingivitis.
  • Tumores orales.
  • Estomatitis.
  • Fracturas en dientes.

Mi perro babea espuma

El ptialismo excesivo acompañado con espuma es indicativo de rabia. Esta enfermedad mortal está causada por un virus y se transmite a través de la saliva de un animal infectado.

España es libre de esta grave enfermedad infecciosas y es muy raro encontrar perros con rabia pero los síntomas más comunes son:

  • Nerviosismo.
  • Agresividad.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Convulsiones.
  • Decaimiento y fiebre.
  • Imposibilidad de masticar y alimentarse.
  • Salivación.
  • Muerte.

    Otras causas de babeo excesivo en perros

En el caso de las razas anteriormente descritas, el babeo constante es debido a la conformación de su boca y labios en la mayoría de casos.

También se puede producir un aumento de salivación en momentos de estrés, presencia de comida y olores.

Sin embargo, también hay varios problemas médicos que pueden provocar el exceso de saliva, entre ellas:

  • Calor excesivo: los perros expuestos a altas temperaturas pueden manifestar este síntoma. Puede ser indicativo de golpe de calor;
  • Contacto con algún irritante: por ejemplo algún producto corrosivo, picaduras y contacto con insectos (avispa, procesionaria);
  • Problemas de estómago: un aumento de acidez o dificultad en la digestión de algún alimento;
  • Náuseas;
  • Algunas enfermedades infeccionas: además de la rabia, otras enfermedades infecciosas como el moquillo pueden causar ptialismo;
  • Intoxicaciones;
  • Insuficiencia renal o hepática.

¿Cómo determinar la causa correctamente?

La mejor forma de saber qué es lo que causa este babeo excesivo es revisar la boca del animal para descartar problemas dentales, infecciones bucodentales o presencia de cuerpos extraños.

La mejor opción será siempre acudir a un profesional veterinario que determine la causa de este babeo y elija el mejor tratamiento para cada causa.

¿Cuándo alarmarse?

Si notas que tu perro babea más de lo normal lo primero es observarlo, quizás sea un momento puntual. Si el babeo continúa o es excesivo se debe realizar una revisión de la boca por si hay algún objeto o lesión que provoque esa salivación. Acudir a consulta es recomendable. Habrá que alarmarse ante las siguiente situaciones:

  • Babeo constante durante horas;
  • Lesiones en boca;
  • Dificultad para tragar;
  • Vómitos;
  • Dificultad respiratoria;
  • Comportamientos inusuales;
  • Letargo.

Ante estos síntomas será necesario acudir a consulta.

¿Cuál es el tratamiento adecuado cuando mi perro babea mucho?

Si hay una causa médica, el tratamiento dependerá del origen. Por ejemplo:

  • En picaduras de insectos con reacción alérgica será necesaria una terapia con corticoides;
  • Problemas dentales: limpieza dental y extracción de dientes dañados;
  • Cuerpo extraño: extracción del objeto atascado, según la zona se necesitará endoscopia;
  • En el caso de problemas renales será necesario un tratamiento intensivo, muchas veces crónico;
  • Una adecuada higiene dental puede ayudar en muchas ocasiones a que no aparezca este problema.

 

Irene Martinez

Médica Veterinaria

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *