Mi perro tiene los testículos hinchados: ¿qué podría ser?

Con frecuencia, en consulta vemos patologías testiculares, que pueden ir desde una simple molestia hasta un dolor que no permite al perro caminar con normalidad, sino que separa las extremidades traseras por el roce.

Esta inflamación puede ir acompañada de irritación en la piel que recubre los testículos, denominada escroto. La irritación provoca que el perro se lame constantemente la zona, lo que llama la atención de los dueños y acuden a la consulta, sobre todo en perros de pelo largo, en los que la irritación no se ve a simple vista, a diferencia de los de pelo corto, en los que es más sencillo darse cuenta.

Causas de inflamación

Infección: habitualmente se produce una irritación en el escroto por contacto con algún irritante o por quemadura (es frecuente en verano, ya que los perros se sientan sobre superficies muy calientes), lo que genera molestia y picor. Al comenzar a lamerse, se irritan más e incluso se producen heridas, que se pueden infectar con bacterias, que penetran en el tejido testicular, dando lugar a la orquitis. Puede ser unilateral (en un testículo) o bilateral (en ambos).

Torsión testicular: los testículos están muy vascularizados por potentes arterias y venas. Puede suceder que el testículo se torsione, dando lugar a un estrangulamiento de esas arterias y venas, lo que produce falta de riego sanguíneo. Esta situación es una urgencia, ya que puede llegar a necrosarse el testículo si no se actúa de forma rápida.

Tumores testiculares: también pueden ser unilaterales o bilaterales. Si es unilateral, se aprecia un testículo mucho más pequeño que otro. En el caso de que sea bilateral, ambos estarán aumentados, aunque no suele ser un crecimiento regular, sino que se palpan zonas más endurecidas.

Síntomas

Como hemos descrito anteriormente, el síntoma principal suele ser el lamido intenso de la zona testicular. Pero pueden aparecer otros, como fiebre, apatía, dolor intenso, inflamación, dificultad para caminar, enrojecimiento del escroto, heridas, o en situaciones muy urgentes, escroto de color oscuro, lo que podría indicar necrosis.

Tratamiento

En estas patologías el tratamiento es quirúrgico, se realiza orquiectomía, es decir, se extirpan los testículos. Además, se administra antibiótico para evitar que las posibles infecciones se diseminen por el resto del organismo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *