Obesidad canina: Guía de tratamiento

¿Qué es la obesidad canina?

La obesidad es el aumento de peso por encima del 20% del peso ideal del perro. Este aumento de peso puede suponer un grave riesgo para la vida del animal ya que puede predisponer a padecer otras enfermedades como diabetes, enfermedades cardíacas y respiratorias, problemas articulares, entre otras.

 

Causas que pueden predisponer a su aparición:

Entre las causas que pueden favorecer la aparición de la obesidad encontramos:

  • Exceso de calorías: debido a una alimentación inadecuada para su estilo de vida.
  • Sedentarismo: por la falta de ejercicio físico.
  • Dieta desequilibrada: alimentación de mala calidad, alta en grasa o con carencia o exceso en algunos nutrientes.
  • Enfermedades secundarias: enfermedades como diabetes, hiperadrenocorticismo o hipotiroidismo pueden provocar un aumento de peso rápido en nuestro perro.
  • Edad: los perros mayores, al realizar menos ejercicio, suelen aumentar de peso con mayor facilidad.
  • Raza: hay razas que tienen una mayor predisposición a sufrir obesidad como el Westy, Labrador, Cocker, Beagle, etc.
  • Medicamentos: algunos tratamientos a base de corticoides o para perros epilépticos pueden hacer aumentar de peso a nuestra mascota rápidamente.
  • Castración: no siempre, pero puede favorecer el aumento de peso en determinados casos.

 

Tratamiento para combatir la obesidad canina:

El tratamiento más eficaz consistirá principalmente en un cambio en la alimentación y del estilo de vida del animal.

  • Alimentación: se recomienda una alimentación alta en proteínas de calidad, baja en grasa y alta en fibra para favorecer la sensación de saciedad y baja en calorías. Es importante racionar o evitar el consumo de snacks o sobras de comida, sobretodo si son hipercalóricas. Para favorecer la pérdida de peso se recomienda siempre pesar la comida y suministrar la cantidad adecuada según el peso ideal del perro, no del peso que tiene actualmente. Se recomienda también dividir la ración diaria en al menos 2 tomas. Puede ser interesante el uso de juguetes interactivos para racionar el alimento en perros muy ansiosos con la comida.
  • Ejercicio: tan importante como la alimentación es evitar el sedentarismo. Si no está acostumbrado o tiene un peso excesivo empieza poco a poco, alargando
    los paseos paulatinamente. Una vez que aumente su resistencia es interesante otras actividades como correr y jugar al aire libre.

Una vez alcanzado el peso ideal será necesario un mantenimiento constante para evitar que nuestra mascota vuelva a engordar.

Para saber más de la obesidad canina ver: Obesidad en perros: ¿Cómo identificarlo?

 

Irene Martínez
Médica veterinaria

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *