Neurología en perros: ¿Cuáles son las enfermedades más frecuentes?

  • Síndrome vestibular: Un trastorno frecuente del sistema nervioso, que en el perro se manifiesta con la presencia de temblores en la cabeza, marcha en círculos o pérdida del equilibrio. Existen varias etiologías detrás de proceso patológico, pero entre las más habituales encontramos las asociadas a la otitis y las denominadas idiopáticas, es decir, de origen desconocido, pero presuntamente asociadas a la degeneración por la edad.
  • Epilepsia: Como ocurre en las personas, los perros con episodios de epilepsia, manifiestan crisis convulsivas que van desde un ligero desvanecimiento o confusión, hasta la perdida total de la conciencia, con la consiguiente convulsión. Este trastorno neurológico es más frecuente en razas pequeñas y de origen genético puro. Además, se sospecha que existe cierto carácter genético de enfermedad. En este punto, cabe aclarar y recordar, que no todas las convulsiones conllevan asociada un proceso de enfermedad epiléptica. Así como la epilepsia suele llevar asociada un periodo convulsivo, existen causas de convulsión completamente ajenas al sistema nervioso, como por ejemplo una intoxicación.
  • Disfunción cognitiva: Cuando llegan a cierta edad, los perros sufren un proceso de degeneración neurológica que conlleva una serie de manifestaciones, como puede ser pérdida de oído o visión. Los perros que padecen esta afección también pueden sufrir desorientación, o cambios de comportamiento, generalmente con tendencia a la agresividad. El síndrome de disfunción cognitiva está siendo ampliamente estudiado en los últimos años, y por suerte existen tratamientos eficaces que si bien no cuentan con carácter curativo, si que ofrecen una notable mejoría para los perros enfermos.
  • Hidrocefalia: La hidrocefalia consiste en un acumulo de acumulación excesiva de líquido cefalorraquídeo en el sistema ventricular cerebral. Es una enfermedad que cuenta con etiologías genéticas y adquiridas. Las primeras, suelen estar asociadas especialmente a los Chihuahuas. Por otra parte, las hidrocefalias adquiridas, motivadas por traumatismos o procesos infecciosos, pueden estar presentes en cualquier animal.

Es importante conocer bien a nuestros perros, sus rutinas y costumbres. De este modo, seremos capaces de detectar cualquier anormalidad que pueda ser indicativa de un proceso neurológico incipiente.

Juan Vázquez

Médico veterinario

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *