Mi perro tiene miedo de las tormentas ¿qué puedo hacer?

Algunos perros tienen aversión o pánico a los ruidos fuertes, lo que puede hacer que se sientan incómodos y presentar episodios de ansiedad. No es difícil tratar este tipo de fobias y es importante intentarlo porque suele aumentar con la edad.

Los perros con miedo a las tormentas por lo general muestran uno o más de los siguientes signos y pueden pasar de ser ligeros a ser intensos:

  • Jadean y salivan
  • Vocalizar (gemidos o aullidos).
  • Conductas destructivas.
  • Presentan incontinencia.
  • No pueden dejar de temblar.
  • Se causan daño a sí mismos.
  • Buscan un lugar seguro.
  • Se mueven con miedo o se paraliza.

Así lo puedes ayudar

  • Define un “espacio seguro”: este es un espacio al cual tu perro puede escapar cuando se acerca una tormenta y debe estar disponible para él en todo momento, especialmente cuando no estas en casa. Como parte de la terapia tu perro tiene que ser enviado al espacio seguro mucho antes de requerirlo, para lo asocie con actividades divertidas, premios y masajes suaves y relajantes, enciende las luces del cuarto conforme a la tormenta inicie para los rayos no sean tan obvios y pon música relajante.
  • No lo castigues ni le hagas demasiadas caricias: es importante no castigar al perro por estar ansioso ni acariciarlo demasiado porque esto puede hacer que el problema crezca. Castigar al perro solo hará que tengamos más miedo y ansiedad y asociemos la tormenta no solo con miedo sino también con el castigo. Tampoco es recomendable acariciar o tranquilizar en exceso ya que esto le enseña que su conducta ansiosa es agradable para usted.
  • Desensibilización: Esta terapia implica el uso de los sonidos de una tormenta para desensibilizar a su mascota, el sonido de la tormenta debe ser de forma irregular para imitar a la real, mientras lo hace, observar la conducta de su perro. Intente distraerlo mientras se oye el ruido jugando a traer cosas o haciéndole participar en alguna actividad interesante. Si su perro está demasiado asustado para participar, tendrá que reducir o detener el sonido y volver a intentarlo más tarde.

Este proceso puede ser largo y requerirá mucha paciencia pero al final su perro se verá mucho más cómodo durante una tormenta, es recomendable que lo haga bajo la observación de un etólogo canino para estar atento a cada conducta.

Vania García

Medica Veterinaria, especialista en comportamiento animal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *