Mi perro tiene un ojo hinchado. ¿Qué podría ser?

Cuando percibimos unas inflamación en la zona de los ojos de nuestro peludo debemos fijarnos, si podemos, en qué es lo que está afectado. Ya que podemos distinguir varias zonas, lo que nos va a ayudar también a establecer lo grave o urgente que puede llegar a ser la situación.

De esta forma, podemos distinguir entre inflamación de los párpados, de la glándula situada en la parte del lagrimal o del ojo en sí (globo ocular).

Causas de inflamación de los párpados

Golpe: la inflamación se debe a la contusión, que si es leve normalmente remite en pocas horas, aunque puede haber también herida o incluso infección, si ha habido una mordedura, por ejemplo.

Reacción alérgica: por picadura de un insecto, por ejemplo. Son frecuentes las picaduras de avispa en la zona facial. También puede haber alergias a algunos agentes de limpieza, vegetación, alimentos o incluso medicamentos, vacunas, etc. En caso de alergias que no son por picadura o por contacto sólo en un ojo, suelen ser bilaterales, es decir, que la inflamación de los párpados se da en los dos ojos.

Conjuntivitis: en algunos casos de conjuntivitis, sobre todo en los que producen mucho picor, el perro puede mostrar dificultad para abrir el ojo e inflamación.

Causas de inflamación de la glándula del lagrimal

El tejido que recubre la glándula se “da la vuelta” y ésta se ve en la zona del lagrimal. Se aprecia un bulto rosáceo, aunque el perro no suele tener dolor ni picor en la zona. Algunas razas, como el Bulldog inglés, Boxer o Dogo Alemán, tienen predisposición a padecerlo en la etapa de cachorro. La solución es quirúrgica, para posicionar la glándula en su sitio.

Causas de inflamación del globo ocular

Éstas suelen ser más graves, ya que las causas afectan al ojo en sí, por lo que pueden comprometer la visión.

Por ejemplo, por infección en la boca, en la raíz de una muela, puede haber infección en el resto de la cara, lo que podría provocar que la zona de alrededor del ojo o detrás del ojo, empujen el globo ocular hacia fuera, dando sensación de que el ojo es más grande que antes de la infección

También podría producirse por glaucoma, es decir, por aumento de la presión intraocular, una urgencia que puede llegar a producir ceguera por daño en la retina.

Cuidados mientras acudes al veterinario

Si ves que el ojo de tu perro está hinchado, lo mejor es que lo valore tu veterinario de confianza, de manera que pueda establecer el tratamiento necesario.

Si aprecias legañas o enrojecimiento y secreción, límpiale con suero fisiológico y una gasa.

Si el globo ocular está fuera de la órbita o hay parte que tiene aspecto seco, mantén una gasa mojada en suero fisiológico en el ojo, para evitar que se seque más y así aumenten la probabilidad de recuperarlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *