Obesidad en perros: ¿Cómo prevenir?

¿Cuáles son las causas principales de la obesidad?

Las causas que provocan esta enfermedad suelen ser:

  • Ejercicio físico insuficiente: tan importante como la alimentación, la falta de ejercicio repercute negativamente en el peso del animal, ya que no puede quemar esas calorías consumidas.
  • Dietas deficientes: el principal problema es aportar más energía de la que el animal gasta. En el caso del pienso comercial, algunas marcas de baja calidad utilizan una alta cantidad de grasa para aumentar la palatabilidad del pienso. También resulta negativo el exceso de snacks o “premios”.
  • Raza: existen razas más susceptibles a engordar, por ejemplo: los Cocker, Golden y Labrador retriever.
  • Esterilización: al castrar al animal este presenta una mayor tendencia a engordar. Afecta a machos y hembras por igual.
  • Problemas hormonales: algunas enfermedades de origen hormonal pueden hacer que nuestro perro aumente rápidamente de peso (hipotiroidismo, hiperadrenocorticismo). También tratamientos como la cortisona o fenobarbital (epilepsia).

 

¿Cómo prevenir este aumento de peso?

La prevención es la mejor opción para evitar esta enfermedad, para ello se deben seguir unos pasos:

  • Dieta adecuada: la alimentación debe ser saludable y en la cantidad recomendada para cada animal, según sus necesidades. Si nuestro perro está castrado o tiene tendencia a engordar debemos elegir un pienso light de calidad o buscar la mejor opción baja en calorías. Racionar los snacks y “premios” es importante.
  • Ejercicio físico: nuestro perro debe realizar ejercicio físico a diario. Un paseo de 1 hora al menos es muy recomendable.
  • Pesar a nuestro perro: es importante tener el control del peso de nuestra mascota, tomando de referencia su peso ideal (según tamaño o raza).
  • Racionar la comida: es mejor dividir la comida diaria en 2 raciones. Útil sobretodo para perros con ansiedad por la comida.
  • Revisiones veterinarias: acudir a consulta ante cualquier aumento de peso, sobretodo si es de forma brusca.

 

¿Cuáles son los tratamientos para la obesidad?

Si ya es tarde para empezar con la prevención y nuestro perro ya tiene unos kilos de más será necesario un control más intensivo de su alimentación. Por tanto, las pautas que deberemos seguir son:

  • Alimentación específica: a partir de ahora necesitará una dieta baja en grasas, alta en fibra para favorecer la sensación de saciedad, porcentaje óptimo de proteinas para mantener una buena musculatura y de carbohidratos. Las calorías deben estar reducidas. Existen en el mercado piensos light de muy buena calidad.
  • Pesar las raciones: para calcular la cantidad de comida perfecta para nuestro perro siempre tenemos que tomar como referencia su peso ideal, no es peso actual.
  • Dividir raciones: la ración diaria dividirla al menos en 2 tomas.
  • Precaución si hay más animales en la casa: intentar que coman separados.
  • Aumentar el ejercicio: será necesario que el animal se ejercite más, recuerda hacerlo poco a poco para evitar problemas físicos.
  • Juguetes interactivos: el enriquecimiento ambiental, sobretodo a la hora de la comida, es muy importante, así conseguiremos que nuestro perro realice ejercicio ligero mientras come y, además, comerá con más tranquilidad.
  • Sobras de nuestra comida prohibidas.
  • Precaución con los “premios”: intentar reducir la cantidad de snacks y cambiarlos por opciones bajas en grasa (pulmón deshidratado por ejemplo, el propio pienso light del animal).
  • Pesarlo 1 vez a la semana para ver la evolución.

 

A veces es complicado cambiar los hábitos y la alimentación de nuestra mascota, pero con un poco de paciencia y constancia conseguiremos que nuestro perro consiga su peso ideal.

 

Para saber más de la obesidad canina y su tratamiento ver artículo:

Obesidad canina: Guía de tratamiento

Irene Martínez
Médica Veterinaria

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *