¿Mi perro puede jugar en la nieve?

¿Puedo llevar a mi perro a la nieve?

Si te haces esta pregunta la respuesta es “Por supuesto que sí”, a la mayoría de perros les encanta jugar, correr y olfatear por la nieve. Y, ¿por qué les gusta tanto? Pues porque es un lugar nuevo y diferente donde poder hacer estas cosas, son olores y sensaciones distintas además, no hay que olvidar que son como niños, así que es normal que disfruten tanto jugando sobre la nieve blandita.

Pero, aunque a ellos les encante, hay que tener precaución con el frío y el hielo, no todos los perros son capaces de aguantar varias horas en esta superfície.

Cuidados que debo tener con mi perro en la nieve

Algunos perros tienen un pelaje adaptado a las bajas temperaturas y, aunque en España la nieve la ven en muy raras ocasiones, no tienen ningún problema en correr y pasar varias horas sobre la nieve , por ejemplo, los Husky Siberiano o Samoyedos. Sin embargo, otros perros de pelaje muy corto o razas de tamaño pequeño, pueden pasarlo muy mal con las bajas temperaturas, por tanto, una prende de abrigo que lo aisle del frío y la humedad será imprescindible.

Pero no solo es importante la ropa para resguardar al perro del frío, si queremos pasar un día perfecto en la nieve con nuestro peludo sin ningún problema, debemos tener en cuenta también:

  • Cuidado de almohadillas: con el frío y la humedad las almohadillas de los perros pueden sufrir daños importantes. Si tenemos pensado ir a la nieve con nuestra mascota, unos días antes podemos empezar a hidratar bien las almohadillas con una crema específica. Tras la visita a la nieve también hidrataremos durante unos días. Si el perro suele tener problemas en sus patas o si vamos a ir varios días seguidos, podemos hacernos con unas botas impermeables específicas para perros.
  • Quemaduras solares: mucho cuidado con el sol y la nieve en perros de piel clara, pueden sufrir graves quemaduras solares en zonas como el hocico y orejas. Existen protectores solares específicos para perros sensibles a la luz del sol y son muy útiles.
  • Recargar fuerzas: mantener la temperatura corporal, las carreras y resbalones por la nieve, olfatear sin parar…nuestro perro necesitará ese día un aporte extra de energía, no os preocupéis por su peso y aumentar la ración de pienso diaria.
  • Secado: lo ideal sería usar un chubasquero, aunque el perro esté completamente adaptado a caminar por la nieve, ya que el pelo se moja y es más complicado regular la temperatura para el animal pero, si no tenemos chubasquero, una vez volvamos al coche o a casa, debemos secarlo bien, primero con toalla y después con secador (si se deja).
  • Evitar que coma mucha nieve: seguro que a nuestro perro le va a encantar lamer la nieve para hidratarse o cazar alguna bola de nieve, evita que coma en exceso porque puede provocar problemas digestivos graves.

Irene Martinez

Médica Veterinaria

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *