¿Mi perro necesita clases de natación?

¿Cómo ayudar a mi perro a nadar?

Razas como los Carlinos, Bulldog o Galgos, no son conocidas por ser unos grandes nadadores, más bien todo lo contrario. Aunque no sean perros que se desenvuelvan bien en este medio, no significa que es imposible que disfruten de unos largos en la piscina o en la playa, simplemente debemos ayudarlos a perder el miedo al agua y tener más paciencia. Algunos pasos que debemos seguir son:

  • Elige zona tranquila: si va a ser la primera vez en el agua es recomendable elegir un sitio tranquilo, como una piscina particular y, si tenéis la posibilidad, un trozo de playa donde no hayan otros perros que lo pongan nervioso y lo distraigan.
  • Chaleco salvavidas si es necesario: en algunos casos, donde hay profundidad, puede usarse un chaleco específico. Además, estos chalecos tiene un asa para mejorar la sujeción del perro.
  • Posición: el animal debe usar las 4 patas para nadar, de lo contrario se hundirá. También debe mantener el cuello erguido. En esto último podemos ayudarle mostrando una chuche o juguete.
  • Premiarlo: siempre hay que reforzar su comportamiento de forma positiva mediante chuches y buenas palabras.
  • Enseñarle a entrar y salir: si se agobian dentro del agua pueden desorientarse, por ello es muy importante enseñarle por dónde debe entrar al agua y por dónde debe salir para que no tenga problemas, sobre todo en la piscina.
  • Repeticiones: estas pequeñas clases de natación deben durar unos 10 minutos y no estresar al perro.

Con un poco de tiempo y paciencia podremos disfrutar del verano con nuestro compañero y nadar juntos sin ningún problema.

Irene Martinez

Médica Veterinaria

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *