Maniobra de Heimlich en Perros

El atragantamiento

Un perro se puede atragantar con diferentes objetos o alimentos, lo que puede dar lugar a una obstrucción de las vías aéreas. Esta obstrucción puede ser parcial, es decir, el cuerpo extraño queda alojado en la tráquea, pero permite el paso de cierta cantidad de aire, lo que permite al perro respirar a la vez que se produce el reflejo de toser para intentar expulsarlo. O puede ser una obstrucción total, que no permite el paso del aire. Esta última es la más peligrosa, ya que en pocos minutos el perro podría fallecer por asfixia.

Formas de actuar ante un atragantamiento

Lo primero que debemos valorar es si el perro tose y puede respirar. Si tose, debemos permitir que lo haga, ya que es lo más efectivo para expulsar el objeto que está obstruyendo.

Si observamos que no puede respirar ni toser, debemos intentar valorar si hay algún objeto en la boca que podamos retirar con nuestras manos. Para ello, le abrimos la boca y observamos si en la garganta o en la lengua hay algún objeto del que tirar y poder extraerlo. No introduzcas la mano en su boca salvo que tengas claro que el perro te lo permite, ya que en una situación como está el perro puede estar nervioso y cerrar la boca con tu mano dentro, lo que puede tener consecuencias muy negativas para ti.

Si no hay nada en la boca, pondremos al perro mirando al suelo, es decir, si el perro es pequeño, se le coge de las patas traseras para que quede suspendido en el aire con la cabeza hacia abajo, y hacemos unas ligeras sacudidas, para intentar que, por gravedad, el objeto que está obstruyendo, salga hacia la boca. Después de esto, volveremos a observar si es la boca hay algo que podamos extraer. Si el perro es grande, levantaremos al perro de las patas traseras, pero sin llegar a levantar las delanteras, ya que no podremos elevarlo, debido a su peso.

Si todo esto no funciona, comenzaremos la maniobra de Heimlich.

Maniobra de Heimlich

Consiste en dar unos golpes secos en la boca del estómago hacia arriba, para facilitar la expulsión del objeto que se ha quedado alojado en la tráquea.

Nos pondremos detrás del perro, que si está sobre sus 4 patas, debe quedarse así y si está tumbado, le mantendremos en esa posición tumbada, con el cuello estirado.

Ponemos nuestro puño debajo de la última costilla y con la otra mano rodeamos el puño y presionamos hacia arriba 4-5 veces. Si el perro es pequeño, emplearemos 2 nudillos en vez del puño. Después de esas presiones, buscaremos en su boca nuevamente. Repetiremos hasta que lo expulse.

Lo ideal es que llames a tu veterinario por si tuvieras que acudir a consulta de urgencia, ya que en ocasiones no es posible extraer el objeto y es necesario extraerlo en la clínica.

Una vez que sale el cuerpo extraño, el perro debe recuperar la falta de oxígeno, que si ha sido leve, podrá recuperarse en casa, dejándole tranquilo, con espacio para que pueda respirar y pueda quedarse tumbado un rato si lo necesita. Pero si el proceso ha durado más de la cuenta, es necesario acudir a la clínica para que pueda recibir terapia con oxígeno, si lo considera necesario el veterinario.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *