La importancia del tipo de dieta en perros mayores

Características de los perros senior:

Se considera “senior” a los perros que han superado la edad de los 8 años, aunque esto puede depender del tamaño del animal y su raza. Los perros de razas grandes envejecen con mayor rapidez y su esperanza de vida es menor. Por otro lado, razas como Bulldog francés empiezan a tener problemas de salud antes y tiene también una esperanza de vida más corta que otras razas.

Por lo tanto, un perro de raza pequeña puede llegar a vivir de media 15 años considerándolo senior a partir de los 8-10 años, mientras un perro de raza gigante con esperanza de vida de 10 años puede empezar su envejecimiento a los 6 años.

 

Los signos de envejecimiento en nuestro perro son:

  • Pérdida de musculatura y aumento de grasa corporal;
  • Reducción del metabolismo;
  • Problemas del tránsito intestinal, reduciéndose la absorción de nutrientes;
  • Pérdida de visión, olfato y audición;
  • Presencia de canas;
  • Artrosis y problemas articulares, más en razas grandes;
  • Desórdenes de comportamiento (en edades más avanzadas);
  • Aparición de enfermedades relacionadas con la edad: cardiopatías, problemas dentales, insuficiencia renal, etc.

 

Características de la alimentación para perros senior:

Como ocurre en cualquier etapa del animal, la alimentación debe ser completa y debe aportarle los nutrientes necesarios. La base de la dieta debe ser la proteína, ya que se trata de un animal carnívoro, siendo importante que el origen de esa proteína sea el adecuado y tengan un alto valor biológico.

Es importante también la cantidad de ácidos grasos para evitar problemas
dermatológicos y mantener la calidad del pelo. Por otro lado, la cantidad de grasa debe reducirse para evitar problemas de sobrepeso y los hidratos de carbonos no deben estar en cantidad superior que las proteinas.

 

Por tanto, la mayores diferencias entre la alimentación de un perro anciano y uno adulto serán:

  • Proteinas controladas y de alto valor biológico (pescado, pollo);
  • Cantidad de grasa reducida para evitar sobrepeso;
  • Cantidad de hidratos de carbono controlada, que no superior a la de proteinas;
  • Mayor contenido en fibra para aumentar motilidad intestinal;
  • Aporte mayor de vitaminas;
  •  Control de algunos minerales como sodio, ya que algunos perros senior suelen presentar problemas circulatorios y cardíacos.

 

Si nuestro perro está completamente sano, solo estos pequeños cambios serán suficientes para darle la mejor alimentación.

En caso de padecer alguna patología o enfermedad será necesario recurrir a dietas específicas y, en el caso de tener problemas dentales, puede será necesario elegir una alimentación blanda para que no tenga molestias.

 

Irene Martínez
Médica Veterinaria

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *