La brucelosis canina: cómo se produce, síntomas y tratamiento

Por qué se produce

Esta enfermedad está originada por la bacteria Brucella canis, que se encuentra en secreciones del aparato reproductor de los perros infectados.

Se da con mayor frecuencia en criaderos, donde es fácil la transmisión.

Los adultos pueden contener esta bacteria en su aparato reproductor, en hembras en secreciones vaginales (durante el celo, en el parto, secreciones postparto o abortos) y en los machos se encuentra en el semen.

La transmisión entre adultos se realiza principalmente por vía venérea, es decir, durante la monta. Aunque los fetos se pueden contagiar por la placenta y puede producirse el aborto, o encaso de que nazcan, muerte temprana por ser cachorros muy débiles.


Diagnóstico de la brucelosis

Debido a que las bacterias no se eliminan de forma constante en secreciones vaginales o en el pene, en ocasiones en complicado aislar las bacterias en el laboratorio.

Existen test para detección de anticuerpos y también se realizan pruebas PCR para detectar material genético de las bacterias.

Si se ha producido un aborto, la manera más fiable de detección es mediante análisis de muestra de los embriones.


Tratamiento 

El tratamiento se realiza mediante antibióticos, aunque no suele producirse la eliminación total de las bacterias, ya que son bacterias sensibles a pocos antibióticos.

En caso de que un animal se considere positivo, se recomienda la castración, que aunque no elimina las bacterias de su organismo, no puede transmitirlo por contacto sexual.


Prevención

La higiene en los criaderos es fundamental para intentar minimizar la propagación de estas bacterias. Además, como hemos comentado, la castración y eliminación como reproductores de los perros infectados, es muy importante para su control.


¿Las personas podemos contagiarnos?

Sí, la brucelosis es una zoonosis, es decir, una enfermedad que se puede transmitir a las personas.

Si una persona tiene contacto con secreciones vaginales, con el semen de un perro o con embriones o fetos abortados, podría contagiarse de brucelosis.

Para evitar esto, es importante el uso de guantes y una profunda higiene de manos.

Las personas que trabajan en criaderos y veterinarios son colectivos especialmente expuestos a esta enfermedad y que deben tener especial cuidado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *