¿Los perros tienen hemorroides?

¿Qué son las hemorroides?

Son venas que se inflaman y producen mucho dolor en la zona anal. En personas, debido a nuestra postura erguida (vamos caminando en posición vertical), la zona pélvica soporta gran parte de nuestro peso. Además, influyen otros factores, como los embarazos, la dificultad para defecar, etc.

En los perros, este factor de la postura, no existe, ya que ellos caminan sobre sus cuatro patas, por lo que su cadera no es la que soporta el peso, sino sus extremidades.

En la zona anal pueden darse determinados problemas, que pueden confundirse con hemorroides y vamos a detallar a continuación:

Glándulas perianales inflamadas o infectadas

En el perro existen 2 glándulas perianales que se encuentran a ambos lados del ano. Estas glándulas contienen una secreción bastante característica (suele ser de color marrón y huele muy fuerte), que se va liberando cuando el perro defeca, por presión de las heces sobre las glándulas.

Pero en ocasiones, ese contenido es muy espeso o los conductos por los que se libera el contenido son muy estrechos y no puede salir correctamente, lo que hace que se vaya quedando retenido y puede dar lugar a inflamación de las glándulas o incluso que se infecte ese contenido y se forme un absceso, que puede, además, llegar a romper la glándula (se forma una fístula) y se ve una herida al lado del ano.

Esto conviene que lo valore un veterinario y te recomiende un tratamiento, ya que es bastante doloroso y genera un gran malestar en el perro

Tumores

En ocasiones, pueden aparecer tumores en el ano. Los que vemos con más frecuencia suelen aparecer en machos que no están castrados, aunque como existen varios tipos de tumores, no se puede decir que sean los únicos.

Dependiendo del tipo de tumor, será necesario seguir un tratamiento u otro. Por ejemplo, en el caso de los que los padecen los machos sin castrar, conviene castrar al perro.

Prolapso de recto

En este caso, el recto (la última porción del intestino, que termina en el ano), sale de la cavidad abdominal y se ve por el ano.

Esto puede ocurrir en casos de diarreas muy severas o estreñimientos muy severos también.

Cuando existen gran cantidad de parásitos intestinales podemos observarlo.

Esta situación es una urgencia, que hay que resolver rápidamente en el veterinario, por lo que, si lo observas, te recomiendo que acudas rápidamente a tu veterinario.

Como ves, los perros no padecen hemorroides, pero sí otras patologías anales, que requieren de un tratamiento específico.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *