¿Por qué comen hierba los perros?

forasacchi

¿Por qué comen hierba los perros?

Es un hábito muy común en los perros, no hay por qué preocuparse, en principio, porque coman hierba. En pocas ocasiones esta ingestión es debida a problemas digestivos u otros de tipo médico, de ser así las causas más probables son:

  • Malestar digestivo: por ejemplo, dolor de estómago. Este motivo sí que sería para purgarse, ingiriendo gran cantidad de hierba prodría provocarse el vómito para sentirse mejor;
  • Falta de nutrientes: necesitan incorporar algunos nutrientes en la dieta, en este caso fibra;
  • Parásitos: en caso de perros con parásitos digestivos, la fibra de la hierba puede tener efecto de arrastre. Además, estos parásitos pueden provocar malestar digestivo y pérdida de nutrientes.

 

Si no hay problema médico ¿cuál es el motivo?

Lo cierto es que existe poca información sobre este hábito y existen pocos estudios al respecto. En uno de los estudios se concluye que un alto porcentaje de perros ingiere hierba habitualmente pero solo un pequeño porcentaje de éstos la vomitaba o solía tener problemas digestivos frecuentes.

Por otro lado, en los artículos se concluye que puede ser una conducta heredada de su antepasado, el lobo, que ingería hierba, además de indirectamente a través del estómago de sus presas, de forma directa. Este consumo de hierba se cree que era debido a la presencia de parásitos intestinales. Por tanto, la hierba, tendría un efecto de arrastre de estos parásitos y, además, para aumentar el peristaltismo intestinal y así favorecer la eliminación de los parásitos.

 

¿Debo dejar que se la coma?

Aunque nuestro perro coma hierba, esto no quiere decir que presente ningún probema de salud, sin embargo hay que tener algunas precauciones con la hierba que come, ya que existen plantas tóxicas o pueden haber sido fumigadas.

Por otro lado, el perro que se intenta provocar el vómito de forma continua y presenta alguna lesión o cuerpo extraño en estómago, ese esfuerzo al vomitar puede agravar los síntomas, por lo que se debe observar bien al animal en esos casos, ya que aquí sí que habría problemas digestivos graves y sería motivo de consulta veterinaria.

Irene Martínez
Médica veterinaria

¿Cuáles son los alimentos prohibidos para tu perro?

Hay varios alimentos que es preferible añadir muy de vez en cuando a la dieta de vuestro perro, pero hay otros que están totalmente prohibidos para ellos porque pueden causarle problemas graves para la salud y, algunos, incluso la muerte.

¿Cuáles son los alimentos prohibidos para nuestro perro y por qué?

Hay una serie de alimentos que debemos eliminar totalmente de la dieta ya que son tóxicos para los perros y pueden provocar múltiples efectos negativos en ellos. Entre estos destacan:

  • Aguacate: esta fruta considerada un superalimento para las personas contiene una toxina llamada “Pepsina” peligrosa para el perro. Los síntomas pueden variar desde problemas digestivos hasta dificultad respiratoria y aumento de la mucosidad pulmonar. La gravedad dependerá de la cantidad ingerida. Igualmente peligroso es el hueso central ya que al ingerirlo puede provocar obstrucción intestinal.
  • Café, Té y Chocolate: estos tres alimentos contienen metilxantinas, que es un tipo de alcaloide estimulante del sistema nervioso que además puede dañar los riñones y afectar a la musculatura lisa y estriada. Los síntomas más frecuentes después de la ingestión de estos alimentos son vómitos, diarreas y temblores. En el caso del chocolate, esta toxina es conocida con el nombre de teobromina y está en mayor porcentaje cuanto más puro sea el chocolate.
  • Xilitol: este edulcorante tan usado en los chicles sin azúcar y muchos otros productos light es muy nocivo para los perros. Entre los síntomas de intoxicación por xilitol encontramos vómitos, desorientación y convulsiones. Esto es debido a que produce una hipoglucemia rápida e intensa que además puede provocar insuficiencia hepática.
  • Alcohol: esta bebida, al igual que resulta nociva para humanos, también lo es para los perros. Puede provocar daños en el sistema nervioso e incluso la muerte.
  • Uvas u Pasas: aunque pueden contener algunos nutrientes beneficiosos, lo cierto es que algún componente de las uvas puede llegar a producir insuficiencia renal aguda en perros. Se desconoce el componente y la dosis para provocar esto, pero hay perros que con solo la ingestión de 6 uvas manifestaron síntomas. La parte más tóxica de las uvas sería la semilla. Tras su ingestión habría un aumento de la creatinina y el nitrógeno en sangre pudiendo desembocar en una insuficiencia renal. Entre los síntomas podemos observar letargia, vómitos y diarrea, poliuria, etc.
  • Nueces de Macadamia: estas nueces tienen un contenido alto en fósforo que puede provocar daño renal y además síntomas neurológicos como temblores, rigidez, convulsiones… Puede causar también vómitos y dolor abdominal. Aunque los síntomas son graves rara vez provoca la muerte del animal.
  • Masas Fermentadas: es tóxica cualquier masa que contenga levadura ya que en el estómago fermentará produciendo alcohol (también tóxico) y gases que darán lugar a un malestar abdominal agudo en el animal. Estos gases, en algunas razas de gran tamaño, pueden dar lugar a la dilatación y posterior torsión del estómago que puede llevar a la muerte del perro
  • Cebolla y Ajo: cebolla y ajo (y otras verduras relacionadas como puerros o cebolleta) contienen una sustancia que en el digestivo se degrada dando lugar a tiosulfatos. Este compuesto daña los glóbulos rojos provocando una anemia hemolítica grave que el perro. Entre los síntomas podemos encontrar: mucosas pálidas o amarillentas, orina turbia, pérdida de apetito y vómitos. Normalmente las intoxicaciones por estos alimentos ocurren por ingestión continuada. Pese a esto, el ajo ha sido objeto de muchos estudios por su poder antibiótico, antiparasitario…pero hay que tener en cuenta el beneficio-riesgo.
  • Huesos cocidos: al cocinarlos estos se astillan con más facilidad y pueden causar obstrucciones intestinales y otros problemas digestivos.
  • Azúcar Y Dulces: contribuye al aumento de peso y obesidad del perro pudiendo provocar diabetes, lo que dará lugar a cataratas (de ahí la creencia de que el perro se quedará ciego).

¿Qué hacer si mi perro ya ha ingerido alguno de estos alimentos?

Si de forma accidental vuestro perro ha comido alguno de estos alimentos prohibidos lo primero es mantener la calma, algunos de éstos necesitan una dosis muy alta o una ingestión continuada en el tiempo para producir síntomas, como es el caso de los dulces, ajo o cebolla. También hay que tener en cuenta el tamaño del perro, cuanto más peso más cantidad del tóxico hará falta para que provoque síntomas en el animal.

Sin embargo, otros alimentos pueden provocar síntomas aunque el animal no coma grandes cantidades, por ejemplo el xilitol que contienen los chicles sin azúcar, o el café o el alcohol. Es importante acudir lo antes posible a vuestro veterinario. Mientras se acude a consulta, y si estamos seguros de que nuestro perro ha ingerido alguno de estos hace menos de 1 hora, una opción es hacerle vomitar para evitar cuanto antes la absorción del tóxico, hay opciones para provocar el vómito en momentos de urgencia, pero siempre es recomendable acudir a consulta y determinar el beneficio riesgo de provocar el vómito.

También se puede recurrir al carbón activo para absorber el tóxico, pero se necesitan altas dosis para que el efecto sea adecuado.

Si el animal hace horas que ha ingerido el alimento se le debe mantener en observación, hablar con vuestro veterinario y acudir a él ante cualquier síntoma.

¿Qué alimentos le puedo dar a mi perro?

Hay en el mercado una gran gama y variedades de piensos y snacks naturales indicados para nuestro perro, pensados para que no les causen ningún problema. Aún así, hay muchos alimentos que podemos dar a nuestro compañero como premio o para completar otros tipos de alimentación como la dieta BARF, por ejemplo:

  • Carne;
  • Pescados, tanto azules como blancos;
  • Frutas: plátano, pera, manzana (cuidado con las pepitas), etc;
  • Verduras: espinacas, zanahorias, calabaza, patata… ;
  • Cereales: arroz (tanto blanco como integral), avena, entre otros.

Y existen también muchos otros alimentos de consumo más moderado como tomates, lácteos, pan, brócoli, hongos, etc.

Irene Martínez
Médica Veterinaria