Sepa todo sobre el Golden Retriever

Apariencia

Perro de tamaño grande, rondando los 30 kilos, dependiendo un poco del animal, tendiendo las hembras a ser un poco más pequeñas que los machos. Con melena al viento, de pelo largo y sedoso, de color claro, crema o dorado( de ahí su nombre, golden). A diferencia de su compañero el labrador, el golden no presenta colores oscuros como el chocolate.  Tienen una cabeza grande con orejas caídas.

Personalidad

Es una raza de perro muy noble y con muy buen carácter. Son animales equilibrados y muy estables de ánimo, son muy raras las muestras de agresividad o problemas relacionados. Son perfectos para estar en compañía de niños ya que son muy pacientes y juguetones, por lo que les encanta estar trasteando todo el día. Son como eternos cachorros.  Ah, y les encanta el agua y comer.

Origen de la raza

Como muchos otros perros, fue creado originalmente con fines cinegéticos. Concretamente, los primeros golden retriever se crearon para servir de apoyo a la caza de aves acuáticas, ya que son excelentes nadadores. Actualmente, esta labor ha quedado relegada y son utilizados, a parte de como perros de compañía, para realizar labores de búsqueda y rescate o como perros guía 

Salud y alimentación

En general son perros que gozan de bastante buena salud. No suelen tener demasiados problemas de gravedad asociados a la raza. Debido a su gran tamaño, pueden sufrir con cierta frecuencia problemas articulares como displasia de cadera, por lo que conviene que sean correctamente alimentados con condroprotectores. Asimismo, debido a su gran apetito, tienen cierta tendencia a la obesidad, por lo que hay que controlar el peso y evitar que engorde demasiado.

Envejecimiento

En general son perros con una buena esperanza de vida, a pesar de su gran tamaño pueden alcanzar con facilidad los 13 años. Si bien es cierto que la mayor parte de los golden desarrollan problemas articulares, con la correcta alimentación y el tratamiento adecuado pueden mantener un buen nivel de vida a pesar de que sean abueletes.

Cría

Son animales que suelen tener camadas numerosas, rondando fácilmente los 6 o 7 cachorros..Son perros que tienen un buen instinto paternal, por lo que la cría suele ser fácil.

Juan Vázquez

Médico veterinario

Todo lo que hay que saber del Bichón Maltés

Historia de la raza

Su origen no es muy claro pero se piensa que en la época de los años 384-1225 a.C. Existían unos perros llamados melitenses que se usaban para cazar roedores en la zona de los puertos.

Mucho más tarde, en los siglos XVII y XVIII se seleccionaron los perros de menor tamaño y se modificó esa raza. En el año 1954 se reconoció oficialmente la raza Bichón maltés y su estándar actual se creó en 1989.

Características físicas

Se trata de un perro pequeño, su peso está por debajo de los 5 kg siempre y entre otras características comunes de esta raza encontramos:

  • No sobrepasa los 25 cm de altura a la cruz.
  • Hay variedades más pequeñas que no superan los 2 kg.
  • Ojos marrones y cráneo redondo y pequeño.
  • Pelo largo, totalmente blanco, muy fino y suave. Necesita de muchos cuidados porque suele formar nudos fácilmente.

Carácter del Bichón

Es un perro bastante estable y equilibrado. Es bastante inteligente y muy cariñoso, será un compañero ideal de cualquier menor, sin olvidar que deben ser cuidadosos con el animal para no causarle daños.

No necesita de gran cantidad de ejercicio, con un paseo diario largo les basta. Es interesante hacer juegos de inteligencia con ellos en casa, les encantará.

Son perros juguetones y sociables, pero su pequeño tamaño puede hacer que tengan miedo a otros perros de mayor tamaño, por tanto, la socialización es un punto importante para su adiestramiento.

Siempre utilizar refuerzo positivo para educarlo, aprenden bastante rápido y son capaces de aprender muchos trucos.

Problemas de salud más típicos

Las enfermedades son las típicas de las razas con sus características, es decir, miniatura. Las patologías más frecuentes son:

  • Hidrocefalia: es típica de razas miniatura como el Chihuahua, donde se produce un acúmulo de líquido en el cráneo, provocando diferentes síntomas nerviosos.
  • Luxación de rótula: este problema es frecuente en muchas razas miniatura. La rótula se puede desplazar, provocando una luxación que causa cojera y dolor en el animal. Normalmente sucede en momentos concretos y luego vuelve a su sitio. En muchos casos es necesario operar para evitar el desplazamiento.
  • Criptorquidia: en muchos ejemplares los testículos no descienden correctamente y quedan en ingle o en abdomen y es necesaria la castración para evitar complicaciones como tumores cuando son mayores.
  • Shunt porto-sistémico: esta patología es muy típica en esta raza, es de tipo genético y provoca diferentes síntomas. Existe una circulación hepática inadecuado, lo que hace que se acumulen tóxicos como amoníaco, apareciendo síntomas nerviosos. El hígado también se ve afectado y es necesaria una cirugía específica para eliminar esa comunicación sanguínea,
    además de alimentación específica.
  • Distrofia corneal: es una enfermedad genética progresiva que afecta a la vista del animal. Se puede observar opacidad en ambos ojos y perdida de visión. El tratamiento no suele ser muy efectivo.
  • Alergias: suele tener predisposición a presentar piel atópica y alergia ambiental.

Si estás pensando en incluir un nuevo miembro peludo a la familia y eres amante de las razas pequeñas, el Bichón maltés es una de las mejores opciones.

Irene Martinez

Médica Veterinaria

Como volver a la rutina con tu perro después de la cuarentena

Llevamos semanas con paseos perrunos limitados a 10 o 15 minutos, y sin alejarnos demasiado de nuestra casa. Es cierto que hemos desarrollado divertidas actividades en casa con nuestros perros, pero estas restricciones de movilidad han teniendo consecuencias en ellos, como también en nosotros. En nuestro servicio veterinario, por ejemplo, hemos atendido varias consultas de los propietarios sobre el aumento de peso en sus animales. También han sido frecuentes los trastornos de comportamiento, consecuencia de la reducción del ejercicio.

Ahora que de nuevo podemos salir con libertad, tendremos que tener en cuenta ciertas consideraciones para volver a la rutina con naturalidad y sin poner en riesgo la salud de nuestras mascotas.

Una de las medidas lógicas va encaminada a realizar la adaptación a los nuevos paseos de forma paulatina. Después de semanas con cortos paseos, cabe la posibilidad de que nuestros animales hayan ganado peso o perdido agilidad. Es importante aumentar gradualmente la duración e intensidad del paseo para evitar trastornos musculares o articulares consecuencia del esfuerzo.

Por otra parte, la desescalada ha coincidido con tiempo especialmente caluroso. En animales geriátricos o con problemas cardíacos, esta transición paulatina resulta imprescindible. En un animal de estas características, un esfuerzo intenso, expuesto a altas temperaturas, puede resultar fatal. Por eso recomendamos que el aumento del ejercicio sea gradual y moderado hasta alcanzar la actividad desarrollada antes de la cuarentena.

En este sentido, en relación al tiempo cálido de esta época, no podemos olvidar la importancia de una correcta desparasitación, tanto de parásitos internos como externos. Es bien sabido por todos los propietarios que, es durante la primavera, cuando las pulgas, garrapatas y demás indeseables compañeros de paseo, comienzan a hacer de las suyas.

Durante los cortos paseos durante la cuarentena no existía tanto riesgo, especialmente si estos paseos se desarrollaban por entornos urbanos. Pero con la llegada del buen tiempo y las nuevas normativas de movimiento y paseos, todos estamos deseando escapar al monte con nuestros compañeros. Por lo que es imprescindible una correcta desparasitación. Cabe recordar que muchas enfermedades transmitidas por estos parásitos tienen carácter zoonótico y potencial para infectar al ser humano, como por ejemplo, la enfermedad de Lyme.

Esperamos que estos consejos os hayan resultado útiles, y que la vuelta a la tan deseada normalidad se desarrolle con alegría y normalidad, ¡Que nos lo merecemos!

Juan Vázquez

Médico veterinario