10 razas para quienes buscan un perro beige

  • Shiba Inu: Raza de origen japonés, de tamaño pequeño-mediano. Destaca por su afable aspecto y noble carácter. Son muy leales a sus amos. Pueden ser un poco testarudos a la hora de ser adiestrados.
  • Akita Inu: Como el anterior, pero en tamaño grande, llegando a alcanzar los 30 kilos fácilmente. Raza mundialmente conocida por Hachiko, el Akita Inu más famoso de la historia. Son perros que aceptan varias capas, pero una de las más famosas y conocidas es el color beige.
  • Podenco: Raza de tamaño mediano-pequeño. Muy activa y juguetona. Sus orígenes cazadores han forjado su carácter infatigable. Muy inteligentes y leales.
  • Cocker Spaniel: Raza de tamaño mediano y grandes orejas. Pueden ser negros, chocolate, rojos… Pero una de las capas más habituales es el Beige. Es una raza muy popular debido a su carácter y versatilidad. Son perros buenos y cariñosos, aunque algunos ejemplares puedan resultar algo tozudos y dominantes.
  • Mastín español: Una de las razas de perros más grandes que existen. Autóctona de nuestro país, ha sido históricamente utilizada como perros pastor y de guardia. Debido a su carácter bonachón, son unos excelentes animales de compañía. Existen varios colores, aunque el beige es de los más frecuentes.
  • Carlino: Raza de perro de aspecto singular. Con morro achatado y cuerpo compacto. Son cariñosos y buenos compañeros, aunque tienen tendencia a sufrir bastantes enfermedades.
  • Boxer: Una de las razas más singulares, tanto por su aspecto como por su carácter. Estos perros de tamaño grande y hocico achatado, son unos eternos cachorros. Ideales para cualquier tipo de familia, ya que destacan por su versatilidad.
  • Pomerania: El algodón de azúcar hecho perro. Esta raza destaca por su llamativo aspecto físico y pelaje pomposo. Muy alegres y juguetones. Perfectos para familias con niños.
  • Labrador retriever: Una raza de tamaño grande, con pelo largo y brillante. Son unos animales muy dóciles, juguetones y tranquilos. Perfectos para estar con niños. Les encanta el agua y son muy inteligentes.
  • Chihuahua: El beige en miniatura. Raza de origen mexicano, con carácter marcado. Su pequeño tamaño, hace de esta raza ideal para tener en un piso.

Juan Vázquez

Médico veterinario

Gatos y perros: mitos y verdades

¿Cómo debo emparejar un perro con un gato y viceversa?

Esta es una pregunta muy habitual de quienes ya tienen una de las mascotas y quieren adoptar otra.


En primer lugar, no se debe incorporar un nuevo animal a la familia si el que se tiene en casa tiene problemas de comportamiento, ya que primero deben investigarse y resolverse. Incorporar una nueva mascota puede agravar los problemas existentes debido a todos los cambios y la adaptación necesaria, que inevitablemente causan cierto estrés. Aunque no hay fórmulas mágicas, esta incorporación debe producirse siempre de forma gradual y tomándose el tiempo necesario para cada uno:

  • Es interesante llevar a casa, antes de la entrada del nuevo miembro de la familia, uno o varios objetos con su olor;
  • Tanto si ya tienes un gato y vas a introducir un perro, como si tienes un perro y vas a introducir un gato, el uso de feromonas puede ser importante en esta etapa (por ejemplo, Feliway® para gatos y Adaptil® para perros);
  • Al principio deben estar en habitaciones separadas y su introducción debe hacerse gradualmente, permitiendo siempre que el gato tenga lugares donde pueda esconderse.

¿Cuándo es el mejor momento para juntarlos?

Este proceso de integración será más fácil si ha habido una buena socialización durante el periodo juvenil con la especie que se va a introducir en la familia. Los perros que nunca han convivido con gatos pueden verlos como “presas” debido a su instinto natural depredador. La integración del gato en este caso puede ser más difícil y puede ser necesario recurrir a ayuda especializada. Al igual que los gatos que nunca han convivido con perros, especialmente durante los primeros meses de vida. Por eso, en teoría, lo ideal sería que el perro y el gato crecieran juntos.

¿Los perros y los gatos “hablan” el mismo idioma?

No. Las dos especies tienen pautas de comportamiento diferentes que pueden dar lugar a cierta confusión. Algunos ejemplos:

  • El movimiento de la cola en los perros se asocia a una emoción positiva. En los gatos este movimiento de la cola suele producirse en situaciones de emociones negativas;
  • Los perros son animales gregarios, dependen del grupo para sobrevivir y, por tanto, tienen un sistema social complejo. Los gatos son cazadores solitarios y, a pesar de formar parte de grupos sociales, tienen actividades que realizan de forma solitaria, concretamente la alimentación. Es por ello que debemos tener zonas de alimentación separadas para cada animal. Si tenemos un perro y un gato, cada comedero debe estar en un lugar diferente de la casa para que ambos puedan alimentarse tranquilamente;
  • Los gatos son muy sensibles a cualquier cambio de rutina o incluso en la casa (por ejemplo, cambiar un mueble puede ser suficiente para aumentar los niveles de estrés). Los perros, aunque también les gusta tener una rutina bien establecida, no son tan sensibles a los pequeños cambios.

¿Cómo sé si mi perro y mi gato se llevan bien?

Un perro y un gato pueden vivir pacíficamente en la misma casa sin por ello tener interacciones estrechas. Sin embargo, algunos comportamientos (como dormir en contacto o lamerse mutuamente) son indicadores de que se ha establecido una relación sana entre ellos.

10 razas para quienes buscan un perro de pelo blanco

10 razas de manto blanco

Mientras algunas razas pueden tener el pelaje de distintos colores, otras solo las encontramos con el pelo de color blanco, ya que se ha buscado que tengan el pelo de este color:

  • Bichón maltés: una de las razas más populares en los último años, por su pequeño tamaño, sedoso pelaje blanco y carácter amable. Los bichones, en general, siempre son de color blanco, pero el Maltés se caracteriza por un manto largo y sedoso, aunque se pueden ver algunos ejemplares con pelo más corto.
  • Cotón de Tulear: muy similar al Bichón maltés, por su pequeño tamaño y pelaje sedoso, casi como una bola de algodón, de ahí su nombre también.
  • West hihgland white terrier: uno de los terriers más conocidos, también llamado Westy, destaca por su pelaje, únicamente blanco. Es un perro activo e inteligente, con un carácter muy característica de los Terriers
  • Pastor blanco suizo: el hermano más cercano al Pastor alemán pero su color blanco lo diferencia, aunque físicamente resulta muy similar. Perro de tamaño grande, muy activo e inteligente. Su color blanco los hace más llamativos que los Pastores alemanes. Es un perro muy ágil y fiel.
  • Samoyedo: otra raza de pelo blanco muy popular y conocida. También se le conoce como “perro sonriente”, ya que en su frondoso manto blanco, destaca su boca y sonrisa característica. Es una raza muy activa, que agradece ambientes fríos y que necesita de un cuidado especial de su pelo ya que es un perro de doble capa.
  • Dogo argentino: raza grande y potente, el color del Dogo argentino es totalmente blanco y de pelaje muy corto, lo que le predispone a problemas de piel y quemaduras solares. Es una raza que se considera PPP, tiene un fuerte carácter y en muchos casos se utiliza como perro de guarda por su porte imponente. Necesita de un buen adiestramiento y socialización.
  • Komondor: lo más curioso de esta raza no es su pelaje blanco, si no su pelo en sí. El Komondor es una raza húngara de gran tamaño cuya característica principal son las rastas que se le forman en el pelo.
  • Bichón Frisé: como el resto de Bichones, el Frisé tiene un manto blanco pero lo especial en esta raza es que su pelo es rizado. Es una raza adecuada para personas que sufren alergias al pelo de perro, ya que prácticamente no pierden pelo.
  • Caniche blanco: el caniche no solo tiene varios tamaños, si no que también tiene varios colores, pero el blanco es uno de los más habituales. Su pelaje destaca también por ser rizado, típico de muchos perros de agua.
  • Perro montaña del Pirineo: la raza Montaña del Pirineo es de gran tamaño y tipo mastín. Se suele ver muy poco como perro de compañía pero es una raza muy usada en el norte de España y sur de Francia para la guarda de rebaños.

Este manto blanco requiere de muchos cuidados específicos, ya que se ensucia con más facilidad y la piel que hay bajo del pelo suele ser clara, por lo que puede haber una mayor sensibilidad a la luz solar.

Irene Martinez

Médica Veterinaria

Cómo cuidar a tu perro en los días de lluvia

Pasear bajo la lluvia no debería ser un problema, en líneas generales. Al fin y al cabo, no es más que agua que cae del cielo. Pero es cierto que para los perros, en su adaptación al medio de vida hogareña, esta inclemencia climática puede traer algún pequeño problema.

El chubasquero, un buen aliado.

A pesar de que la lluvia no debería representar ningún problema, es cierto que conviene que ciertos perros sean protegidos de ella. En animales que convivan dentro del hogar, y especialmente los de pelo largo, puede suponer un problema de acumulo de humedad, tanto para el propio animal, como para los inmuebles de la vivienda, los cuales sin duda también sufrirán las consecuencias del paseo bajo la lluvia.

Por este motivo, puede ser recomendable proteger a los amigos peludos con esta prenda de abrigo, especialmente diseñada para la lluvia. También podemos complementar la protección del chubasquero con el uso del secador para eliminar la humedad de las capas más profundas de la piel.

Las razas pequeñas, las más sensibles

Por otra parte, los perros de tamaño pequeño, como pueden ser los Chihuahuas o York shires, son especialmente vulnerables cuando se trata de mojarse y pasar frío. En este sentido, conviene extremar las precauciones y proteger a estos animales de la lluvia.

Además del chubasquero, puede resultar interesante utilizar el secador para eliminar los restos de humedad. De este modo, protegemos su salud y evitamos que puedan sufrir infecciones respiratorias.

Las patas, siempre secas

Las patas son el elemento de contacto con el suelo, por lo que siempre van a acabar mojadas tras los paseos en días de lluvia. Salvo que se usen zapatillas protectoras impermeables, que no son recomendables en todos los perros, se debe de realizar un correcto secado de las mismas.

Tras el regreso a casa, conviene utilizar una toalla o un secador, para eliminar el agua que pueda estar alojada en las extremidades. De este modo, protegemos al perro de desarrollar pododermatitis, frecuentes cuando las patas se mantienen húmedas demasiado tiempo.

Juan Vázquez

Médico veterinario

¿Qué es una dieta funcional?

¿Qué es la alimentación funcional?

Un alimento funcional se considera aquel que ha demostrado que aporta un beneficio a alguna función del organismo. Este beneficio puede conseguirse si le aportamos a nuestro perro una dieta variada y equilibrada, cosa que muchos piensos de calidad y otros tipos de alimentación canina pueden aportar.

Sin embargo, aunque los piensos de gama alta aportan todos los nutrientes necesarios apra nuestro peludo y en la cantidad recomendada, no todos incluyen determinados alimentos que pueden aportar algún beneficio extra para el organismo y es aquí donde entran los alimentos funcionales.

¿Cuáles son alimentos funcionales?

Entre los alimentos funcionales podemos encontrar varios, cada uno aportan una serie de nutrientes que tienen una serie de beneficios sobre 1 o varias funciones del organismo, por tanto resultan beneficiosos para la salud, llegando a mejorarla.

Por tanto, en estos alimentos se encuentran una serie de nutrientes o componentes, que resultan beneficiosos para la salud de nuestro perro. Estos alimentos funcionales serían ricos es:

  • Ácidos grasos: alimentos altos en ácidos grasos, como el aceite de salmón, son útiles para problemas dermatológicos y tienen un efecto antiinflamatorio también.
  • Probióticos: estos son útiles para mejorar la flora intestinal, por ejemplo la inulina o fructooligosacáridos. Previenen infecciones digestivas, estreñimiento y hasta obesidad.
  • Prebióticos: los prebióticos se encargan de aportar todo los necesario a la flora intestinal.
  • Vitaminas antioxidantes: vitaminas como la A, C y E tienen efectos antioxidantes y son útiles ante ciertas enfermedades, como el cáncer.
  • Fibra soluble: este tipo de fibra es útil para regular el tránsito intestinal, evitar el estreñimiento y regular los niveles de glucosa en sangre, entre otros beneficios.
  • Condroprotectores: protegen las articulaciones del desgaste, lubricando la articulación. Estos condroprotectores son ricos en glucosamina y condroitina.

Una alimentación completa y de calidad es importante para que nuestro perro mantenga una salud óptima pero, si esta dieta es rica en alguno de estos nutrientes, estaremos también previniendo la aparición de ciertas enfermedades.

Irene Martinez

Médica Veterinaria

¿Cuáles son los signos clínicos de la alergia alimentaria?

¿Qué es la alergia alimentaria?

Como su propio nombre indica, la alergia alimentaria es un episodio alérgico mediado por un compuesto alimenticio que causa una reacción anómala en el organismo del animal. En este punto, aclarar que el hecho de que el perro desarrolle una alergia a un determinado alimento, no quiere decir que este sea de mala calidad, sencillamente su organismo lo detecta como nocivo, y lleva a cabo una reacción inflamatoria contra el mismo.

Las alergias alimentarias se pueden desarrollar a cualquier edad, y pueden surgir de forma aguda, es decir, de un día para otro. Un perro que haya comido toda la vida el mismo pienso, puede desarrollar alergia al mismo en cualquier punto de su vida.

Signos clínicos asociados a la alergia alimentaria

Como en cualquier episodio de alergia, los signos clínicos asociados a la alergia alimentaria, se van a manifestar en forma de manifestaciones cutáneas. No obstante, y a diferencia de otras alergias, en este caso puede existir, además, sintomatología gastrointestinal de relevancia leve a moderada.

En este sentido, en cuanto a los signos cutáneos, podemos hablar fundamentalmente de prurito, es decir, un picor de intensidad variable. El animal presentará un rascado en varias ubicaciones del cuerpo, como hocico, orejas o extremidades.

También es evidente, especialmente en razas de pelo corto y claro, un manifiesto enrojecimiento de la piel. Acompañando a esos signos, puede surgir casi cualquier tipo de alteración, principalmente motivados por el rascado del animal, como granos, eccemas o dermatitis húmedas por lamido. Por esta razón, es importante actuar de inmediato para evitar que los signos clínicos puedan agravarse y compliquen el diagnóstico de alergia.

Los signos gastrointestinales, aunque menos frecuentes, también pueden estar presentes. Puede ocurrir que un perro con alergia alimentaria sufra episodios de vómitos y diarreas. Estos signos, a diferencia de los anterior, presentes en todas las alergias alimentarias, solo se pueden encontrar en algunos individuos.

Por lo tanto, ante la evidencia de algún signo de los anteriormente mencionados, conviene contactar con vuestro veterinario de confianza, para que valore correctamente el caso y pueda orientar el diagnostico hacia la existencia o no, de una alergia alimentaria.

Juan Vázquez

Médico veterinario

¿Por qué mi perro tiene deposiciones blandas?

¿Cómo deberían ser las heces normales?

En algunos momentos puntuales la consistencia de las heces puede ser más blanda de lo habitual, pero volver a la normalidad en pocos días sin mayor importancia sin embargo, en otros casos, estas heces más blandas son continuas en el tiempo, ahí es cuando debemos preocuparnos y acudir a consulta para identificar la causa de esto.

Las heces normales deben ser consistentes y fáciles de recoger, sin dejar manchado el suelo pero sin ser duras ni resecas. Si las heces de nuestro peludo son blandas, se deshacen y llegan a manchar el suelo, significa que algo no está bien en su sistema digestivo.

¿Por qué puede tener heces blandas mi perro?

Las causas de estas heces blandas pueden ser muchas, aunque las más habituales son:

  • Cambio en la alimentación: cambiar de comida a nuestro perro es habitual, querer que pruebe diferentes sabores y tipos de pienso para que no se aburra, cambios de etapa de vida que necesitan de un cambio de alimentación, etc, es muy frecuente hacer estos cambios pero debe hacerse una transición gradual entre los diferentes piensos porque puede haber problemas gástricos como diarrea.
  • Parásitos: es importante desparasitar cada 3 meses a nuestro perro para evitar que tenga parásitos intestinales que pueden provocar diarrea, adelgazamiento, vómitos, heces con sangre, etc.
  • Estrés: este es un factor muy importante en nuestro perro y que puede ser desencadenante de multitud de síntomas, entre ellos heces más blandos de lo habitual. Por ejemplo, cuando el perro viaja en coche suele ponerse nervioso y, nada más salir del coche, defeca más blando de lo habitual, lo mismo ocurre a veces tras la visita al veterinario.
  • Comer cosas que no debe: algunos perros son auténticas aspiradoras, eso hace que a veces coman algo que no deben y tengan sintomatología digestiva, como vómitos y diarrea. Debemos tener precaución en esos casos, ya que podría comerse algo que realmente le cause un daño grave, por ejemplo algún tóxico o veneno.

Hay motivo por los que las heces pueden ser más blandas y que son totalmente normales, como en el caso de alimentación con dieta BARF o comida húmeda, las heces son de menor tamaño, incluso menos frecuentes, pero la consistencia es más blanda.

Irene Martinez

Médica Veterinaria

Perros dominantes vs perros sumisos: ¿qué saber sobre el tema?

¿Mi perro es dominante o sumiso?

La mayoría de veces puede haber cierta confusión de si un perro es sumiso o es dominante al realizar determinados comportamiento pero, a modo muy general, podremos considerar que un perro sumiso tendrá los siguientes comportamientos:

  • En algunos casos se orinan al saludar a otros canes.
  • Evita el enfrentamiento con señales de calma.
  • Tendencia a lamer la boca del otro perro.
  • Posturas de sumisión como mostrar abdomen.
  • Se apartan si el otro perro les demanda comida o un juguete.
  • A menudo permite ganar en el juegos de tirar.

Por el contrario, un perro dominante puede tener comportamientos como:

  • Monta a otros perros.
  • Guardan juguetes o comida.
  • No lamen a otros perros en la boca.
  • No quieren dejarse ganar a juegos de tirar.
  • Lenguaje no verbal más desafiante (mirada, postura).

A veces, el perro que parece dominante es el que peor controla la situación, lo mismo ocurre en perros muy nerviosos que presentar ciertos comportamientos sumisos. Lo ideal en cualquier caso es tener un perro equilibrado, que sepa comunicarse correctamente con sus congéneres de 4 patas, sin necesidad de dominar, simplemente con leves señales de calma y su lenguaje no verbal, por eso es tan importante conocer el lenguaje canino, la mejor forma de comprender a nuestro perro y ayudarlo cuando sea necesario.

Los perros realmente equilibrados van cambiando de rol de “dominante” a “sumiso” con otro perro durante el juego, es lo normal y no debería haber problema.

Irene Martinez

Médica Veterinaria

5 signos de enfermedad en perro

Color de encías

Algo tan sencillo y simple como es levantar los labios del perro y observar su color, nos puede arrojar valiosa información sobre su estado de salud. Su color normal es el rosa clarito, como nuestras encías. Si su color se torna blanquecino, amarillento, azulado o rojizo, es indicativo de que existe una enfermedad subyacente que debe de ser evaluada.

Cantidad de agua ingerida

Los perros suelen beber siempre la misma cantidad de agua en la misma situación. Es decir, en verano beben más agua, pero la beben durante todo el verano. En invierno beben menos, pero a lo largo de toda la estación.

Si notamos que el perro bebe más agua de la normal para esa época, y durante varios días, es probable que pueda estar sufriendo alguna enfermedad a nivel renal o hepático, por ejemplo. Por lo que debemos ponernos en alerta y contactar rápidamente con el veterinario.

Aspecto de los ojos

Los ojos son el espejo del alma, y el reflejo del estado de salud. Estas estructuras, que de por sí son órganos y pueden sufrir enfermedades propias, también nos indican la presencia de algún proceso patológico a nivel sistémico.

Fijarnos en su coloración, presencia de manchas, existencia de hemorragias o vasos sanguíneos marcados, así como cualquier otra anormalidad estructural, es indicativa de alguna posible enfermedad subyacente.

Piel y pelaje

La piel es un órgano con una capacidad limitada para manifestar signos de infección, pero son muchas las enfermedades que hacen diana en esta estructura. Desde alteraciones hormonales, problemas con la nutrición, enfermedades infecciosas o procesos autoinmunes, se pueden manifestar con lesiones en la piel.

Lesiones como pérdidas localizadas de pelaje, hasta granos o enrojecimientos, pasando por manchas o caspa, nos dicen que hay algo que amenaza la salud de nuestro perro.

Posición del rabo

El rabo es un elemento básico en la comunicación no verbal de los perros. Conocer su funcionamiento resulta clave si queremos ser capaces de entender lo que el animal nos quiere transmitir. Ocurre con frecuencia que, cuando existe enfermedad, la posición del rabo es baja, incluso recogida entre las piernas. A esto le acompaña una merma general del carácter y alegría del perro, que suele confirmar la presencia de alguna dolencia.

Deseamos que estas pistas os resulten útiles y puedan servir para detectar de forma precoz cualquier posible enfermedad que atente contra los peludos.

Juan Vázquez

Médico veterinario

Dificultades de aprendizaje en cachorros

Hacer sus necesidades, el principal problema


Los cachorros, como los niños pequeños, hacen sus necesidades de forma espontanea y sin control. Pero a diferencia de los primeros, los segundos crecen y aprenden a manejar esta conducta mucho antes. Un cachorrito debería de comenzar a entender donde está su “retrete, a partir de los 2-3 meses de vida.


En ocasiones, retrasar el aprendizaje de esta conducta, puede suponer que tengamos dificultades en el manejo a largo plazo, y estemos todo el tiempo con la fregona en la mano. Para prevenirlo, es importante trabar este habito en cuanto el perro pueda salir a la calle.


Relacionarse con perros, gatos u otras personas


Otro problema habitual en el aprendizaje de los cachorros, tiene que ver con su capacidad para relacionar se forma amistosa con sus congéneres perrunos y con los demás animales y humanos.

De forma similar al ejemplo anterior, debemos de comenzar a pasear por la calle en cuanto sea posible. De este modo, el cachorro se acostumbrará a estar en contacto con otros animales, que en su momento fueron extraños, y que con el tiempo pasarán a serle familiares.

El momento ideal para realizar esta etapa de sociabilización, es entre los 2 y 4 meses, que es cuando el animal está mas receptivo a este tipo de estímulos novedosos.


Problemas de mordida


Los cachorros se relacionan con sus hermanos, en gran parte, con la boca. Son frecuentes los lametones y los mordiscos en las camadas de perritos. Es una conducta perfectamente normal, que refuerza los lazos familiares y capacita para entender las relaciones con otros seres vivos.


Sucede en ocasiones, que cuando los cachorros son destetados de forma precoz, esta conducta normal, se puede llevar al extremo. Si la madre no tiene oportunidad de enseñar al cachorro cuando y con cuanta intensidad se puede morder, el joven perro puede no tener demasiado control sobre la fuerza de su mordida. Esto se traduce en mordiscos y agresiones a sus nuevos dueños o a otros compañeros de juego.


Esperamos que estos consejos sean de utilidad y sirvan para tener en cuenta y evitar los problemas de aprendizaje que con mayor frecuencia desarrollan los cachorros.

Juan Vázquez

Médico veterinario