Descubre por qué no debes dejar que tu perro te bese en la cara

¿Por qué mi perro quiere lamerme la cara?

El perro no puede comunicarse con nosotros con palabras, pero si que lo hace con diferentes comportamientos y un lenguaje no verbal, entre el que destaca el lamido.

  • Lamido para mostrar afecto: este lamido es una forma de mostrarnos su afecto y es un comportamiento que lo hacen desde muy temprana edad y que lo aprenden de la madre.
  • Curiosidad: los perros no tienen manos como nosotros para tocar y reconocer objetos, en este caso su boca ejerce, en muchos casos, esta función. Por esta razón, comportamiento como el lamido o mordisquear objetos, es muy útil para conocer su entorno. Lamernos las manos o la boca le aporta mucha información, y si hemos comido hace poco, mucho mejor para ellos.
  • Limpieza: esto ocurre sobre todo en el caso de perras que lamen a sus cachorros para mantenerlos limpios, pero también puede extrapolarse este comportamiento hacia las personas.
  • Sumisión: los perros suelen lamer a los líderes de la manada para demostrar su sumisión.

Por esta razón, el lamido es muy importante para nuestra mascota y tampoco debemos de prohibirlo pero debemos tener cuidado de que no lama ciertas zonas como la cara o nuestra boca, ya que pueden ser vehículos de ciertas enfermedades, sobre todo en el caso de animales que no están correctamente desparasitados.

¿Por qué debo evitar que me lama la cara?

La creencia popular es que la saliva de los perros tiene ciertas proteínas en su saliva que pueden ayudar a curar ciertas heridas y esto es verídico, pero se debe tener en cuenta otros inconvenientes de que los perros nos laman cara y boca:

  • Bacterias en la boca: la mayoría de perros albergan en su boca una alta cantidad de bacterias y otros gérmenes, sobre todo en el caso de perros con una mala higiene oral. Aunque los perros sean resistentes a estas bacterias, para nosotros pueden suponer diferentes problemas digestivos.
  • Parásitos intestinales: algunos parásitos digestivos pueden transmitirse de perro a persona (zoonosis), sin olvidar que algunos animales tienen problemas de coprofagia, por lo que es más habitual estas parasitosis en ellos.
  • Otras enfermedades: otras enfermedades más raras, como la rabia, se transmiten a través de la saliva, aunque lo más habitual es que se transmita por mordeduras.

Si un perro está correctamente desparasitado y vacunado, se cuida su higiene oral y goza de buena salud, no tiene que haber ningún problema si nos lame, pero debemos evitar que lo haga en exceso y en zonas como la boca.

Irene Martinez

Médica Veterinaria

Entrenar a mi perro para que se quede en la jaula

En primer lugar, la toma de contacto. Como cualquier elemento nuevo, debe de ser colocado delante del animal para que el mismo, fruto de su curiosidad y por iniciativa propia, vaya explorando la jaula. El animal se familiarizará con el objeto y lo verá como algo normal. Esta es la primera etapa, y como podéis ver es de lo más sencillo. A partir de ahora la cosa se complica un poco, pero poco, ya veréis.

Ahora tendremos que hacer entender que esa jaula, además de ser normal, es su “amiga” ¿y cómo podemos conseguir esto? Pues con comida.

Es buena idea empezar con introducir premios en el interior del transportín para que el animal adquiera un refuerzo positivo.Tras practicar esto, podremos probar a colocar el comedero en el interior de la jaula, de este modo el perro entenderá que es un lugar seguro donde poder comer.

Cuando el ejercicio anterior esté bien trabajado y el animal se sienta completamente seguro en el interior, el siguiente paso será cerrar la puerta y mantener al perro en su interior.

En los primeros ejercicios, cerraremos la puerta breves periodos de tiempo y siempre con comida dentro para mantener distraído al animal.Se irá aumentando la duración del encierro de forma paulatina, del mismo modo que se va retirando la distracción alimentaria.

En este punto, resulta fundamental aclarar que, aunque el animal llore, no debemos de abrir la puerta, ya que asociará el llanto con la apertura de la puerta. Por lo tanto, solo abriremos cuando el perro esté tranquilo y relajado.

Con el tiempo y siempre progresivamente, el perro asociará la estancia en el transportín con una situación agradable y podrá permanecer en el interior como si de una suite se tratase.

Esperamos que estos consejos os resulten prácticos y útiles para hacer al perro más llevadera y agradable la situación.

 

Juan Vázquez

Médico veterinario

Masajea a tu perro paso a paso

El tacto

¿Sabes que el sentido del tacto es el primero en desarrollarse en la fase embrionaria? ¿Y que es el único sentido que no se pierde nunca? Podemos perder la vista, el olfato, el gusto o el oído, pero nunca el tacto. La piel posee tantas terminaciones nerviosas que nunca dejamos de sentir lo que tocamos y lo que nos toca. No sólo a nosotros, sino a nuestros compañeros peludos también. Por eso, cualquier roce nos transmite sensaciones, algunas más agradables y otras menos.

Beneficios del masaje

Además de la relajación que podemos aportar a nuestro perro con el masaje, existen otros beneficios que podemos conseguir si realizamos esta práctica con cierta frecuencia en nuestra rutina.

  • Aumenta la confianza del perro en nosotros. Si nuestro compañero ve que las caricias que le hacemos van más allá de premiarle o un contacto fugaz, entenderá que nuestro vínculo es fuerte y le aportará seguridad en nosotros como su compañero.
  • Podemos detectar dolores e incluso nódulos o tumores en la piel o en alguna zona del cuerpo. Si al hacer presión sobre una determinada zona y se queja o si al tocar notamos algún abultamiento, podemos acudir al veterinario antes de que sea más grande o que el dolor sea más intenso.
  • Pasamos más tiempo con nuestra mascota, lo que refuerza el vínculo.
  • Para nosotros también es un momento de disfrute con nuestro animal, ya que vemos que es algo que le gusta y a nosotros nos produce tranquilidad.

Antes de empezar

Lo principal es asegurarnos de que el perro se encuentra en el momento óptimo para recibir el masaje, que no esté alterado, ya que no le va a gustar y va a rechazar esta práctica. Es preferible ir acostumbrándole poco a poco a masajear cada día una zona y aumentar el tiempo de masaje progresivamente que pretender llevarlo a cabo todo en un mismo momento.

Si el perro ha sido maltratado o sabemos que tiene alguna fobia, intentaremos realizarlo aún más progresivamente, ya que para estos perros con miedos y traumas, el simple hecho de poner una mano en la cabeza o en el lomo, es una amenaza y un recuerdo del horror que han padecido, por lo que tenemos que ir mostrándole que nuestras intenciones son otras totalmente diferentes y que nos tomaremos el tiempo que haga falta para respetar sus ritmos y reforzar la confianza, tanto en nosotros como en sí mismo.

 

Es muy importante que no se realice si el perro tiene alguna infección, fiebre, herida abierta, fractura, un tumor o si está en un período postoperatorio, ya que es importante que se cure primero.

Si podemos, mejor que el perro esté sentado o tumbado. Hay perros que se dejan tocar incluso estando boca arriba, por lo que será más fácil masajear la zona del pecho y el abdomen, aunque para la espalda, tendremos que cambiarle de postura.

Si a tu perro le gusta, puedes poner música relajante para que tú también te relajes y disfrutes de ese momento de conexión con tu compañero peludo.

¿Cómo realizar el masaje?

Empezaremos por la cabeza, masajeando suavemente debajo de la mandíbula, sin llegar al cuello, para que el perro vea que se puede ir relajando. Lentamente, iremos subiendo hacia la parte de la frente y los laterales, con los pulgares, sin presionar, simplemente caricias con algo más de presión.

Si vemos que lo permite, podemos ir hacia el cuello, masajeando suavemente principalmente la zona de los lados del cuello. Después pasamos a los hombros e iremos bajando hacia las extremidades delanteras. Podemos ir alternando masaje con los pulgares con contener la pata entre la mano e ir masajeando hacia abajo y luego subimos, para favorecer la circulación sanguínea.  Intenta evitar las almohadillas, ya que suelen tener mucha sensibilidad entre los dedos, lo que hará que se levante y tengas que interrumpir el masaje.

Si quiere que continuemos, iremos por la zona de la columna, sin presionar, y dando leves pellizcos en la piel (simplemente estirar un poco la piel y esperar a que vuelva a su posición normal), para llegar hacia la zona de la cadera y repetir el procedimiento de las patas delanteras, esta vez con las traseras. Si tu perro tiene el rabo largo y no le gusta que le toquen esa zona, evítalo para que el final del masaje sea de su agrado.

Esta práctica puedes llevarla a cabo a diario, si a tu perro le relaja, de hecho, suele convertirse en algo que esperan con ganas, ya que les resulta agradable.

Y si notas algo raro en la piel o en el cuerpo de tu perro, acude a tu veterinario para ver qué puede pasar y qué tratamiento hay que seguir.

 

Cómo mantener a tu perro fresco en verano: 5 consejos

  • Evitar las horas centrales día para pasear: Este consejo, aunque parezca una obviedad, me gustaría remarcarlo, ya que durante esta temporada son frecuentes los descuidos y los golpes de calor por paseos a las 3 de la tarde son demasiado habituales. Si existe la necesidad de dar el paseo a esa hora, deberá ser breve y a poder ser, por la sombra. El resto de paseos siempre será mejor darlos a primera o última hora del día.
  • Usar arneses refrescantes: Actualmente existen en el mercado marcas comerciales que ofrecen en sus catálogos arneses especiales. Estas prendas tienen la capacidad de, tras haber sido mojadas, desprender humedad y frescor durante un tiempo. Estos arneses son útiles y proporcionan al animal y bienestar térmico durante los paseos. Son especialmente interesantes en razas pequeñas y de pelo corto.
  • Llevar agua durante las salidas: En los paseos veraniegos, llevar una botella de agua puede resultar de interés para mantener al perro correctamente hidratado. Actualmente existen en el mercado unos dispositivos especiales, a modo de botella con bebedero acoplado, que permiten al animal beber agua fácilmente y mantenerse correctamente hidratado.
  • Usar mantas refrigerantes: La tecnología avanza, y nuestros perros son beneficiarios de este avance. Desde hace un tiempo, existe en el mercado este artículo, el cual es capaz de desprender frescor y permitir una bajada de la temperatura corporal del perro. Es ideal para que el animal recupere el confort térmico tras el paseo.
  • Dar al perro cubitos de hielo: Bien directamente o bien añadirlos al agua. El frío del hielo les ayuda a bajar la temperatura y conseguir esa sensación de fresco veraniego que conseguimos los humanos cuando nos tomamos una caña fresquita. Otra alternativa es realizar helados caseros mezclando el pienso con agua y meterlos al congelador. Este refrigerio les encanta.

Esperamos que estos consejos os resulten útiles y sirvan para que vuestros perros pasen un verano y disfruten de las buenas temperaturas sin sufrirlas en exceso.

 

Juan Vázquez

Médico veterinario

¿Mi perro debe usar protector solar?

¿Por qué el protector solar también es importante para los perros?

A diferencia de lo que se cree, el pelo ejerce una función protectora, no sólo frente al frío, sino también frente al calor y los rayos solares. Por este motivo, no es aconsejable rapar a los perros de pelo largo en verano, por mucho calor que nos parezca que puedan tener. De hecho, se ha visto incluso con cámaras térmicas cómo un perro que estaba rasurado en la mitad del cuerpo, tenía una temperatura mayor que la zona en la que no había sido rasurado. Esto nos indica que el pelo impide la entrada de calor y, en consecuencia, previene de las quemaduras.

Existen razas de pelo corto que pueden tener zonas de su cuerpo desprovistas de pelo, principalmente abdomen, axilas, ingles, orejas, encima de la trufa y alrededor de los ojos, que pueden sufrir quemaduras en caso de radiación extrema o exposición prolongada.

Además, los perros blancos, por lo general, suelen tener la piel más rosa y, por lo tanto, más sensible. Cuando la piel está pigmentada y posee coloración oscura, es menos probable que sufra quemaduras.


¿Todos los perros necesitan protección solar?

No todos los perros lo necesitan, ya que depende, como hemos visto, del tipo de pelo y piel, pero además, de los hábitos que tengáis. Si un perro sale a la calle sólo para dar un paseo a horas en las que no es tan fuerte la radiación, no es tan necesario como un perro que va a pasar el día entero a una playa o está en el campo.


¿Necesito aplicar el producto todos los días?

De nuevo, depende de la actividad que realice el perro y las horas a las que las realice. Es decir, si la hora a la que soléis estar más expuestos es las 9 de la mañana, por lo general no será tan importante que le apliques el protector solar, ya que a esa hora la radiación es menor y, salvo que sea un perro desprovisto de pelo, albino o de piel muy sensible, es raro que llegue a quemarse por el sol.

Si, por el contrario, tu perro va a la playa contigo a pasar el día entero, sí será recomendable que le apliques el protector solar que elijas, ya que es probable que su piel pueda quemarse.


¿Cómo y dónde aplicar protector solar en perros?

Para aplicar el protector solar debemos tener en cuenta que es probable que nuestro perro se chupe la zona donde lo has aplicado, ya que a los perros la sensación de tener algo en la piel puede llegar a resultarles incómodo, por lo que tenderán a intentar retirárselo. Por este motivo, cuando tengamos pensado aplicarlo (unos 30 minutos antes de la exposición solar), hay que dar un masaje para que se absorba la mayor parte del producto.

Las zonas dependerán de si el perro tiene pelo largo, en cuyo caso la aplicación suele ser en las zonas del rostro donde hay poco pelo o el abdomen, axilas e ingles. Si el pelo es corto, habrá que valorar si, además del rostro, abdomen, axilas e ingles, hay que aplicarlo en las orejas o incluso en otra parte del cuerpo que tenga menos pelo. Si se acaba de rapar al perro, mejor aplicarlo por todo el cuerpo, aunque haya pelo muy corto, pero si su piel está habituada a esa protección y la retiramos, pueden darse lesiones por el sol. Y si tu perro no tiene pelo, es albino o de piel muy sensible, mejor también aplicarlo por todo el cuerpo.


¿Es necesario volver a aplicar el producto durante el día?

Si la exposición al sol va a ser durante un período corto de tiempo, no sería necesario aplicarlo de nuevo, pero si vais a pasar el día en la playa o en el campo y va a estar expuesto durante horas, es preferible que, igual que hacemos nosotros con nuestro protector solar, le apliquemos al perro cada 2 horas, aproximadamente.

Si se baña durante ratos largos, mejor ir haciendo aplicaciones más seguidas, ya que con el agua puede disminuir el tiempo de protección.


¿Puedo usar protector solar humano en perros?

Existen abundantes protectores solares, de diferentes marcas y formatos específicos para perros y gatos en el mercado. La característica común es que suelen ser hipoalergénicos, resistentes al agua y libres de determinadas sustancias químicas que son perjudiciales para su piel.

Pero si se nos ha acabado su protector solar y necesitamos aplicarle el nuestro, debemos asegurarnos de que cumpla estas características. El factor de protección solar (SPF) debe ser, como mínimo, 30.


¿Cuáles son otras formas de proteger a tu perro de los rayos UV?

La aplicación de protector solar es uno de los métodos para evitar quemaduras en la piel por exposición al sol, pero existen otros métodos que se pueden emplear también.

El más efectivo es evitar las horas de mayor radiación, que se da entre las 12 del mediodía y las 4 de la tarde, según los expertos.

También se puede emplear ropa, camisetas finas que no dejen pasar la radiación solar.

Si ya se ha quemado la piel, evita por completo que le dé el sol en esas zonas, o casi mejor, que no salga más que para lo necesario, para que su piel se cure y sigue los consejos de tu veterinario.

 

Caldo casero para tu perro

Sopas y caldos caseros para nuestro perro

Hacer un caldo casero para nuestro perro es muy buena opción para mantenerlo más hidratados en verano o tras el ejercicio, para mezclarlo con el pienso cuando les cuesta más comerlo o para darle un capricho. Sea por la razón que sea, estos caldos son muy nutritivos y podemos hacerlos de forma sencilla en casa.

¿En qué casos pueden ser útiles?

Si hacemos un caldo casero con ingredientes sanos y naturales seguro que a nuestro perro le va a encantar pero, además de ser nutritivo, puede ser útil para algunos problemas:

  • Perros mayores: los perros de avanzada edad pierden el sentido del olfato y tienen más dificultades para masticar. Con el caldo podemos ayudarles a que el pienso sea más blando y que tenga un olor más atractivo para ellos.
  • Problemas renales: los perros con problemas renales necesitan un aporte extra de hidratación y el pienso tiene un porcentaje muy bajo de humedad. Al humedecer su pienso con caldo o darles este alimento a parte hacemos que beban más líquidos.
  • Cálculos en la orina: algunos perros beben poca cantidad de agua durante el día y puede predisponer a problemas urinarios y formación de cálculos en la orina. Con el caldo les daremos ese aporte extra de líquidos que necesitan.
  • Pérdida de apetito: añadir un poco de caldo en el pienso puede ayudar a que al animal le resulte más atractiva la comida y coma mejor. Muy útil en animales que rechazan el pienso.

2 recetas de caldo para perros

Hay muchas recetas diferentes para preparar un caldo a nuestro peludo, solo es necesario usar ingredientes que no sean dañinos para el animal y evitar usar sal en exceso.

  • Caldo de pescado: podemos aprovechar las cabezas y espinas del pescado para hacer una rica sopa para nuestro perro, muy rica en minerales, nutrientes y yodo. Lo ideal es usar pescados no grasos (como salmón o caballa) ya que se enrancian con las altas temperaturas. Se añade agua a los restos del pescado y verduras si se desea. Se puede añadir vinagre o zumo de limón para ayudar a disolver las espinas. Cocinar a fuego lento durante varias horas (2-6h, según la consistencia que se quiera). Una vez esté cocinado y frío, colarlo para eliminar el resto de espinas.
  • Caldo de pollo: podemos usar medio pollo o 2 muslos grandes de pollo y añadir 2 zanahorias troceadas. Hervir el agua junto al pollo y la zanahoria durante 2 horas a fuego lento. Una vez esté cocinado lo dejamos enfriar para dar la primera dosis. Los trozos y zanahoria cocinados y el pollo sin huesos se puede incluir en la comida.

El caldo se puede congelar en porciones para usar solo la cantidad necesaria y evitar que se eche a perder. También podemos dárselo directamente congelado, seguro que le encanta los días de más calor.

Irene Martinez

Médica Veterinaria

Glándulas anales perros: Síntomas de infección

Infección glándulas anales perros

Uno de los problemas más habituales relacionados con estas estructuras tiene que ver con el desarrollo de infecciones e inflamaciones de las glándulas anales. Esta dolencia suele estar relacionada con trastornos que puedan modificar la textura de las heces. Unas heces excesivamente blandas o duras puede propiciar la impactación del contenido y el desarrollo de infección en las glándulas.

Síntomas

Los síntomas relacionados con la infección de glándulas anales van a estar relacionados con el dolor presente en la zona.

Por ejemplo, podremos observar

  • Signo del trineo: el perro arrastra el tercio posterior por el suelo. Realizan este movimiento para rascarse y calmar las molestias en la zona.
  • Mal olor: cuando estas estructuras se infectan, suelen desprender un olor muy penetrante.
  • Fiebre: en ocasiones, pueden presentar fiebre y malestar a consecuencia de la infección.

Tratamiento de los abscesos de sacos anales

En general, el tratamiento va encaminado a solucionar la infección. Por lo tanto, el uso de fármacos antibióticos está altamente recomendado. Con su uso se consigue la remisión de la infección y de los síntomas asociados.

Por otra parte, la asociación con tratamiento anti inflamatorio y analgésico resulta de interés en casos donde haya signos clínicos relevantes.

Por último, el drenaje y vaciado del contenido de las mismas también puede ayudar a la resolución del problema. Cabe mencionar que el vaciado conviene que sea realizado con frecuencia en perros propensos a desarrollar infección de los sacos anales.

Pronóstico

Este proceso suele tener un carácter benigno y de fácil resolución con el tratamiento adecuado. A los pocos días de la terapia antibiótica, la infección suele remitir.

Realmente, la infección de las glándulas anales podría ser comparable a la infección de un folículo piloso o un grano., por lo que no conlleva trastornos de gravedad. Por lo tanto, no deberíamos de preocuparnos si nuestro perro padece este problema.

No obstante, en animales en los cuales la infección ocurra de forma recurrente y presente un problema de salud importante por su carácter insidioso, puede ser necesaria la resección quirúrgica de estas estructuras. Con su eliminación, se solucionan los problemas de raíz, evitando la reaparición de nuevos casos.

Juan Vázquez

Médico veterinario

 

5 razas de perros rastreadores

Cuando hablamos de perros de caza, existen varios tipos, ya que no todos tienen las mismas aptitudes. De esta manera, encontramos aquellos que encuentran las presas (sabuesos o rastreadores), a los que señalan dónde puede estar la posible presa (o de muestra) o a los que buscan y traen las presas que han sido cazadas para llevarlas al cazador (cobradores).

Pero no sólo se emplea esta habilidad para la caza, ya que de sobra es conocida la gran labor que realizan para trabajos de rescate, por ejemplo.

Dentro de este grupo de perros, podemos encontrar varias razas, pero en este post, vamos a ver 5 de ellas.

Beagle

Es un perro activo, cariñoso y vivaz. Necesitan una gran dosis de ejercicio, ya que en caso contrario, pueden manifestar comportamientos destructivos en el hogar cuando están solos. Suelen pesar alrededor de 12 kg, tiene orejas largas y caídas, pelo corto y cuerpo robusto. Pueden tener problemas articulares como displasia de cadera y, si no realizan la actividad necesaria, tienden al sobrepeso, por lo que cuidar la alimentación es muy importante para su salud.

Se sabe que existían en Inglaterra y Francia en el sigo XV.

Foxhound

Es una de las razas de las que descendió el Beagle, por lo que es aún más antiguo que éste.

También posee una gran energía y demanda altas dosis de ejercicio diario. Algo más alto que el Beagle, con los mismos colores y de pelo corto también, aunque un peso de alrededor de 20 kg.

Le encanta estar en manada y necesita espacio para correr. Es muy sociable, aunque no es el perro ideal para vivir en un piso.

Rhodesian Ridgeback

Ya se conocían en el siglo XV para caza mayor. Es un perro fuerte, valiente , que necesita una socialización temprana para evitar enfrentamientos. Además, necesita unas 2 horas al día de ejercicio físico. Pueden alcanzar unos 40 kg de peso, tienen el pelo corto de color rojizo y poseen una “cresta” de pelo en la zona dorsal (de ahí su nombre, Crestado Rodesiano) y orejas caídas.

Bloodhound

La expresión característica de este perro, de párpados inferiores caídos, orejas largas y caídas, patas robustas y arrugas principalmente en la cara, pelo corto y que puede llegar a pesar entre 40-50 kg. Por su tamaño grande, puede sufrir displasia de cadera.

Es un perro paciente y amable, que se lleva bien con los niños, de quien es un excepcional compañero de juegos.

La capacidad de su olfato es tan alta que incluso la Justicia americana consideraba que si un perro de la raza Bloodhound identificaba a un sospechoso, se consideraba como prueba en el juicio.

Sabueso de Baviera

Este perro de tronco alargado y orejas largas y caídas puede pesar alrededor de 20-25 kg. Posee un pelo corto de color rojo. Posee las extremidades cortas y es un perro musculoso y fuerte. Es vivaz, valiente y ágil, aunque también tranquilo y dócil en casa. También necesita grandes dosis de ejercicio.

 

Perros longevos

  • Chihuahua: Este pequeñajo mundialmente conocido puede llegar a superar los 20 años de edad. Es una raza que tiene una gran esperanza de vida, además cuentan con un buen envejecimiento. No obstante, conviene cuidar su salud dental ya que son muy propensos a acumular sarro y desarrollar problemas al respecto, sobre todo a edades avanzadas.
  • Pomerania: Otro pequeño exponente del mundo canino. Perros que destacan por su sedosa y larga melena, estos animales pueden llegar a alcanzar fácilmente los 16 años de vida. Suelen tener una buena calidad de vida ya que tienden a gozar de una fuerte salud. Son muy cariñosos y activos, ideales para familias con niños y para personas que no tengan demasiada experiencia en el mundo canino.
  • Caniche: Pero el pequeño, los medianos y grandes cuentan con esperanzas de vida más limitadas. Estos adorables perros de pelo rizado y suave son unos excelentes animales de compañía. En sus orígenes fueron utilizados como perros de caza y cobro de aves acuáticas, pero debido a su inteligencia y afable carácter se han ganado su espacio en multitud de hogares. Pueden alcanzar fácilmente los 16 años.
  • Yorkshire terrier: En un artículo publicado el otro día, hablábamos de perros tipo terrier. Hoy retomamos a esta raza ya que estos perros cuentan con una de las mayores esperanzas de vida. Pueden alcanzar fácilmente los 18 años gozando de buena salud. Son perros inteligentes y activos que han ganado mucha popularidad en los últimos años como animal de compañía.
  • Beagle: Terminamos con una raza un poco más grande que las anteriores. Los Beagles son perros que pueden alcanzar fácilmente los 15 años. Son perros de tamaño medio que apenas cuentan con problemas de salud asociados. Creados como perros de caza, hoy en día aún de utilizan para tal fin, aunque son más los que conviven con los humanos como perros de compañía.

Estas son algunas de las razas de perros más longevas que hay. No obstante, todos los perros con unos buenos cuidados y una alimentación adecuada pueden llegar a tener una buena esperanza de vida.

Juan Vázquez

Médico veterinario

¿Qué es el pedigrí canino?

¿Qué es el pedigrí canino?

Es un documento que acredita el origen puro de la raza del ejemplar, ya que en él está reflejado el  árbol genealógico de su ascendencia. Es decir, para que un perro tenga pedigrí, es necesario que sus padres, abuelos, bisabuelos sean de pura raza, lo que asegura que el cachorro también lo es, que no ha habido mezcla de razas en alguno de los cruces que se han llevado a cabo.

Para poder solicitar el pedigrí, cuando nace una camada, es necesario inscribir a los cachorros en el LOE (Libro de Orígenes Español). De esta manera, se sabe que esos cachorros pertenecen a una camada nacida del cruce dos progenitores con pedigrí. Más adelante, el criador o el propietario, podrán tramitar la obtención del pedigrí, si así lo desean, ya que esta gestión conlleva un coste económico, que no es elevado, pero hay muchos propietarios que no quieren asumir, ya que no consideran que vayan a necesitarlo nunca.

¿Qué datos recoge el pedigrí?

Ya hemos adelantado que para poder obtener el pedigrí de un perro, es necesario que el criador inscriba a los cachorros de la camada en el LOE. Pero además, es necesario cumplir otros requisitos: los padres han de ser de la misma raza y no pueden presentar incompatibilidades de color, tamaño, etc. (Por ejemplo, un cruce de Schnauzer miniatura con la variedad de Schnauzer mediano). También es necesario que los padres tengan entre 1 y 10 años, en el caso de las hembras, y entre 9 meses y 12 años en el caso de los machos.

Una vez tramitado y obtenido, en el pedigrí vamos a encontrar los siguientes datos:

  • Número de registro del perro
  • Raza
  • Sexo
  • Variedad
  • Color
  • Fecha en la que se ha inscrito
  • Fecha de nacimiento
  • Nombre del perro
  • Nombre del criador
  • Código de identificación (microchip)
  • Datos del propietario
  • Denominación del libro genealógico

 

¿Por qué es importante tener el pedigrí de un perro?

El pedigrí del perro asegura la pureza de la raza. Pero, ¿es realmente necesario? La respuesta es, que si no tienes intención de acudir a concursos de belleza o morfología con tu perro, o no pretendes cruzarlo con una hembra con pedigrí para que nazcan cachorros que también se van a inscribir en el LOE para su posterior obtención del pedigrí, no te va a hacer falta.

Mediante este documento, los buenos criadores pueden valorar qué cruces es conveniente llevar a cabo y cuáles no, con el fin de evitar enfermedades asociadas a determinados cruces o determinadas capas, por ejemplo. Así como evitar la consanguinidad, que tantos problemas puede ocasionar.

Así que, si puedes, evita criar con tu perro, aunque tenga pedigrí, ya que los que deberían encargarse de esa labor son los criadores profesionales y serios.