Masajea a tu perro paso a paso

El tacto

¿Sabes que el sentido del tacto es el primero en desarrollarse en la fase embrionaria? ¿Y que es el único sentido que no se pierde nunca? Podemos perder la vista, el olfato, el gusto o el oído, pero nunca el tacto. La piel posee tantas terminaciones nerviosas que nunca dejamos de sentir lo que tocamos y lo que nos toca. No sólo a nosotros, sino a nuestros compañeros peludos también. Por eso, cualquier roce nos transmite sensaciones, algunas más agradables y otras menos.

Beneficios del masaje

Además de la relajación que podemos aportar a nuestro perro con el masaje, existen otros beneficios que podemos conseguir si realizamos esta práctica con cierta frecuencia en nuestra rutina.

  • Aumenta la confianza del perro en nosotros. Si nuestro compañero ve que las caricias que le hacemos van más allá de premiarle o un contacto fugaz, entenderá que nuestro vínculo es fuerte y le aportará seguridad en nosotros como su compañero.
  • Podemos detectar dolores e incluso nódulos o tumores en la piel o en alguna zona del cuerpo. Si al hacer presión sobre una determinada zona y se queja o si al tocar notamos algún abultamiento, podemos acudir al veterinario antes de que sea más grande o que el dolor sea más intenso.
  • Pasamos más tiempo con nuestra mascota, lo que refuerza el vínculo.
  • Para nosotros también es un momento de disfrute con nuestro animal, ya que vemos que es algo que le gusta y a nosotros nos produce tranquilidad.

Antes de empezar

Lo principal es asegurarnos de que el perro se encuentra en el momento óptimo para recibir el masaje, que no esté alterado, ya que no le va a gustar y va a rechazar esta práctica. Es preferible ir acostumbrándole poco a poco a masajear cada día una zona y aumentar el tiempo de masaje progresivamente que pretender llevarlo a cabo todo en un mismo momento.

Si el perro ha sido maltratado o sabemos que tiene alguna fobia, intentaremos realizarlo aún más progresivamente, ya que para estos perros con miedos y traumas, el simple hecho de poner una mano en la cabeza o en el lomo, es una amenaza y un recuerdo del horror que han padecido, por lo que tenemos que ir mostrándole que nuestras intenciones son otras totalmente diferentes y que nos tomaremos el tiempo que haga falta para respetar sus ritmos y reforzar la confianza, tanto en nosotros como en sí mismo.

 

Es muy importante que no se realice si el perro tiene alguna infección, fiebre, herida abierta, fractura, un tumor o si está en un período postoperatorio, ya que es importante que se cure primero.

Si podemos, mejor que el perro esté sentado o tumbado. Hay perros que se dejan tocar incluso estando boca arriba, por lo que será más fácil masajear la zona del pecho y el abdomen, aunque para la espalda, tendremos que cambiarle de postura.

Si a tu perro le gusta, puedes poner música relajante para que tú también te relajes y disfrutes de ese momento de conexión con tu compañero peludo.

¿Cómo realizar el masaje?

Empezaremos por la cabeza, masajeando suavemente debajo de la mandíbula, sin llegar al cuello, para que el perro vea que se puede ir relajando. Lentamente, iremos subiendo hacia la parte de la frente y los laterales, con los pulgares, sin presionar, simplemente caricias con algo más de presión.

Si vemos que lo permite, podemos ir hacia el cuello, masajeando suavemente principalmente la zona de los lados del cuello. Después pasamos a los hombros e iremos bajando hacia las extremidades delanteras. Podemos ir alternando masaje con los pulgares con contener la pata entre la mano e ir masajeando hacia abajo y luego subimos, para favorecer la circulación sanguínea.  Intenta evitar las almohadillas, ya que suelen tener mucha sensibilidad entre los dedos, lo que hará que se levante y tengas que interrumpir el masaje.

Si quiere que continuemos, iremos por la zona de la columna, sin presionar, y dando leves pellizcos en la piel (simplemente estirar un poco la piel y esperar a que vuelva a su posición normal), para llegar hacia la zona de la cadera y repetir el procedimiento de las patas delanteras, esta vez con las traseras. Si tu perro tiene el rabo largo y no le gusta que le toquen esa zona, evítalo para que el final del masaje sea de su agrado.

Esta práctica puedes llevarla a cabo a diario, si a tu perro le relaja, de hecho, suele convertirse en algo que esperan con ganas, ya que les resulta agradable.

Y si notas algo raro en la piel o en el cuerpo de tu perro, acude a tu veterinario para ver qué puede pasar y qué tratamiento hay que seguir.

 

¿Mi perro debe usar protector solar?

¿Por qué el protector solar también es importante para los perros?

A diferencia de lo que se cree, el pelo ejerce una función protectora, no sólo frente al frío, sino también frente al calor y los rayos solares. Por este motivo, no es aconsejable rapar a los perros de pelo largo en verano, por mucho calor que nos parezca que puedan tener. De hecho, se ha visto incluso con cámaras térmicas cómo un perro que estaba rasurado en la mitad del cuerpo, tenía una temperatura mayor que la zona en la que no había sido rasurado. Esto nos indica que el pelo impide la entrada de calor y, en consecuencia, previene de las quemaduras.

Existen razas de pelo corto que pueden tener zonas de su cuerpo desprovistas de pelo, principalmente abdomen, axilas, ingles, orejas, encima de la trufa y alrededor de los ojos, que pueden sufrir quemaduras en caso de radiación extrema o exposición prolongada.

Además, los perros blancos, por lo general, suelen tener la piel más rosa y, por lo tanto, más sensible. Cuando la piel está pigmentada y posee coloración oscura, es menos probable que sufra quemaduras.


¿Todos los perros necesitan protección solar?

No todos los perros lo necesitan, ya que depende, como hemos visto, del tipo de pelo y piel, pero además, de los hábitos que tengáis. Si un perro sale a la calle sólo para dar un paseo a horas en las que no es tan fuerte la radiación, no es tan necesario como un perro que va a pasar el día entero a una playa o está en el campo.


¿Necesito aplicar el producto todos los días?

De nuevo, depende de la actividad que realice el perro y las horas a las que las realice. Es decir, si la hora a la que soléis estar más expuestos es las 9 de la mañana, por lo general no será tan importante que le apliques el protector solar, ya que a esa hora la radiación es menor y, salvo que sea un perro desprovisto de pelo, albino o de piel muy sensible, es raro que llegue a quemarse por el sol.

Si, por el contrario, tu perro va a la playa contigo a pasar el día entero, sí será recomendable que le apliques el protector solar que elijas, ya que es probable que su piel pueda quemarse.


¿Cómo y dónde aplicar protector solar en perros?

Para aplicar el protector solar debemos tener en cuenta que es probable que nuestro perro se chupe la zona donde lo has aplicado, ya que a los perros la sensación de tener algo en la piel puede llegar a resultarles incómodo, por lo que tenderán a intentar retirárselo. Por este motivo, cuando tengamos pensado aplicarlo (unos 30 minutos antes de la exposición solar), hay que dar un masaje para que se absorba la mayor parte del producto.

Las zonas dependerán de si el perro tiene pelo largo, en cuyo caso la aplicación suele ser en las zonas del rostro donde hay poco pelo o el abdomen, axilas e ingles. Si el pelo es corto, habrá que valorar si, además del rostro, abdomen, axilas e ingles, hay que aplicarlo en las orejas o incluso en otra parte del cuerpo que tenga menos pelo. Si se acaba de rapar al perro, mejor aplicarlo por todo el cuerpo, aunque haya pelo muy corto, pero si su piel está habituada a esa protección y la retiramos, pueden darse lesiones por el sol. Y si tu perro no tiene pelo, es albino o de piel muy sensible, mejor también aplicarlo por todo el cuerpo.


¿Es necesario volver a aplicar el producto durante el día?

Si la exposición al sol va a ser durante un período corto de tiempo, no sería necesario aplicarlo de nuevo, pero si vais a pasar el día en la playa o en el campo y va a estar expuesto durante horas, es preferible que, igual que hacemos nosotros con nuestro protector solar, le apliquemos al perro cada 2 horas, aproximadamente.

Si se baña durante ratos largos, mejor ir haciendo aplicaciones más seguidas, ya que con el agua puede disminuir el tiempo de protección.


¿Puedo usar protector solar humano en perros?

Existen abundantes protectores solares, de diferentes marcas y formatos específicos para perros y gatos en el mercado. La característica común es que suelen ser hipoalergénicos, resistentes al agua y libres de determinadas sustancias químicas que son perjudiciales para su piel.

Pero si se nos ha acabado su protector solar y necesitamos aplicarle el nuestro, debemos asegurarnos de que cumpla estas características. El factor de protección solar (SPF) debe ser, como mínimo, 30.


¿Cuáles son otras formas de proteger a tu perro de los rayos UV?

La aplicación de protector solar es uno de los métodos para evitar quemaduras en la piel por exposición al sol, pero existen otros métodos que se pueden emplear también.

El más efectivo es evitar las horas de mayor radiación, que se da entre las 12 del mediodía y las 4 de la tarde, según los expertos.

También se puede emplear ropa, camisetas finas que no dejen pasar la radiación solar.

Si ya se ha quemado la piel, evita por completo que le dé el sol en esas zonas, o casi mejor, que no salga más que para lo necesario, para que su piel se cure y sigue los consejos de tu veterinario.

 

5 razas de perros rastreadores

Cuando hablamos de perros de caza, existen varios tipos, ya que no todos tienen las mismas aptitudes. De esta manera, encontramos aquellos que encuentran las presas (sabuesos o rastreadores), a los que señalan dónde puede estar la posible presa (o de muestra) o a los que buscan y traen las presas que han sido cazadas para llevarlas al cazador (cobradores).

Pero no sólo se emplea esta habilidad para la caza, ya que de sobra es conocida la gran labor que realizan para trabajos de rescate, por ejemplo.

Dentro de este grupo de perros, podemos encontrar varias razas, pero en este post, vamos a ver 5 de ellas.

Beagle

Es un perro activo, cariñoso y vivaz. Necesitan una gran dosis de ejercicio, ya que en caso contrario, pueden manifestar comportamientos destructivos en el hogar cuando están solos. Suelen pesar alrededor de 12 kg, tiene orejas largas y caídas, pelo corto y cuerpo robusto. Pueden tener problemas articulares como displasia de cadera y, si no realizan la actividad necesaria, tienden al sobrepeso, por lo que cuidar la alimentación es muy importante para su salud.

Se sabe que existían en Inglaterra y Francia en el sigo XV.

Foxhound

Es una de las razas de las que descendió el Beagle, por lo que es aún más antiguo que éste.

También posee una gran energía y demanda altas dosis de ejercicio diario. Algo más alto que el Beagle, con los mismos colores y de pelo corto también, aunque un peso de alrededor de 20 kg.

Le encanta estar en manada y necesita espacio para correr. Es muy sociable, aunque no es el perro ideal para vivir en un piso.

Rhodesian Ridgeback

Ya se conocían en el siglo XV para caza mayor. Es un perro fuerte, valiente , que necesita una socialización temprana para evitar enfrentamientos. Además, necesita unas 2 horas al día de ejercicio físico. Pueden alcanzar unos 40 kg de peso, tienen el pelo corto de color rojizo y poseen una “cresta” de pelo en la zona dorsal (de ahí su nombre, Crestado Rodesiano) y orejas caídas.

Bloodhound

La expresión característica de este perro, de párpados inferiores caídos, orejas largas y caídas, patas robustas y arrugas principalmente en la cara, pelo corto y que puede llegar a pesar entre 40-50 kg. Por su tamaño grande, puede sufrir displasia de cadera.

Es un perro paciente y amable, que se lleva bien con los niños, de quien es un excepcional compañero de juegos.

La capacidad de su olfato es tan alta que incluso la Justicia americana consideraba que si un perro de la raza Bloodhound identificaba a un sospechoso, se consideraba como prueba en el juicio.

Sabueso de Baviera

Este perro de tronco alargado y orejas largas y caídas puede pesar alrededor de 20-25 kg. Posee un pelo corto de color rojo. Posee las extremidades cortas y es un perro musculoso y fuerte. Es vivaz, valiente y ágil, aunque también tranquilo y dócil en casa. También necesita grandes dosis de ejercicio.

 

¿Qué es el pedigrí canino?

¿Qué es el pedigrí canino?

Es un documento que acredita el origen puro de la raza del ejemplar, ya que en él está reflejado el  árbol genealógico de su ascendencia. Es decir, para que un perro tenga pedigrí, es necesario que sus padres, abuelos, bisabuelos sean de pura raza, lo que asegura que el cachorro también lo es, que no ha habido mezcla de razas en alguno de los cruces que se han llevado a cabo.

Para poder solicitar el pedigrí, cuando nace una camada, es necesario inscribir a los cachorros en el LOE (Libro de Orígenes Español). De esta manera, se sabe que esos cachorros pertenecen a una camada nacida del cruce dos progenitores con pedigrí. Más adelante, el criador o el propietario, podrán tramitar la obtención del pedigrí, si así lo desean, ya que esta gestión conlleva un coste económico, que no es elevado, pero hay muchos propietarios que no quieren asumir, ya que no consideran que vayan a necesitarlo nunca.

¿Qué datos recoge el pedigrí?

Ya hemos adelantado que para poder obtener el pedigrí de un perro, es necesario que el criador inscriba a los cachorros de la camada en el LOE. Pero además, es necesario cumplir otros requisitos: los padres han de ser de la misma raza y no pueden presentar incompatibilidades de color, tamaño, etc. (Por ejemplo, un cruce de Schnauzer miniatura con la variedad de Schnauzer mediano). También es necesario que los padres tengan entre 1 y 10 años, en el caso de las hembras, y entre 9 meses y 12 años en el caso de los machos.

Una vez tramitado y obtenido, en el pedigrí vamos a encontrar los siguientes datos:

  • Número de registro del perro
  • Raza
  • Sexo
  • Variedad
  • Color
  • Fecha en la que se ha inscrito
  • Fecha de nacimiento
  • Nombre del perro
  • Nombre del criador
  • Código de identificación (microchip)
  • Datos del propietario
  • Denominación del libro genealógico

 

¿Por qué es importante tener el pedigrí de un perro?

El pedigrí del perro asegura la pureza de la raza. Pero, ¿es realmente necesario? La respuesta es, que si no tienes intención de acudir a concursos de belleza o morfología con tu perro, o no pretendes cruzarlo con una hembra con pedigrí para que nazcan cachorros que también se van a inscribir en el LOE para su posterior obtención del pedigrí, no te va a hacer falta.

Mediante este documento, los buenos criadores pueden valorar qué cruces es conveniente llevar a cabo y cuáles no, con el fin de evitar enfermedades asociadas a determinados cruces o determinadas capas, por ejemplo. Así como evitar la consanguinidad, que tantos problemas puede ocasionar.

Así que, si puedes, evita criar con tu perro, aunque tenga pedigrí, ya que los que deberían encargarse de esa labor son los criadores profesionales y serios.

Perros albinos: características y cuidados

¿Qué son los perros albinos?

Al igual que sucede en otras especies, en los perros pueden darse casos de albinismo, que consiste en una alteración genética que da lugar a una déficit de melanina, es decir, el pigmento que produce color en la piel, ojos y pelo. En estos perros el pelo es de color blanco, pero no debemos confundirnos ya que no todos los perros de pelo blanco son albinos, sino que presentan otras características.

Principales características de un perro albino

Ojos claros: azules o verdes, principalmente.

Nariz de color rosado.

Labios y párpados sin pigmento, que se ven de color rosa también.

Piel rosada

Razas frecuentes con perros albinos

Existen algunas razas en las que esta alteración es más frecuente que en otras. En ninguna raza está aceptada dentro del estándar de la raza.

  • Bóxer
  • Pit bull
  • Siberian Husky
  • Labrador
  • Shih Tzu

Diagnóstico del perro albino

Para determinar si un perro es albino, no basta con fijarnos en las características físicas, que si las cumple todas hay una alta probabilidad de que lo sea, pero para saber si posee el gen que provoca la ausencia de melanina, es necesario realizar un análisis genético por parte de un veterinario y un laboratorio especializado en este tipo de análisis genéticos.

Como es una característica hereditaria, es decir, que se transmite a la descendencia, no es conveniente la reproducción de animales que sean albinos, con el fin de no transmitirlo.

Problemas físicos de los albinos

Con frecuencia se observan alteraciones de la vista, como consecuencia de la ausencia de pigmento en el iris, que hace que el ojo sea más sensible a la luz. En ocasiones, para compensar esta hipersensibilidad, desarrollan estrabismo o incluso nistagmo (movimientos oculares hacia los lados).

También podemos observar con relativa frecuencia problemas dermatológicos, como dermatitis o incluso algunos tumores de piel, como el melanoma.

En algunos casos se ha relacionado la ausencia de pigmento con sordera, por lo que muchos animales albinos son sordos.

Cuidados generales para una mejor calidad de vida

La piel es el órgano encargado del sentido del tacto y de la protección del cuerpo, ya que constituye la primera barrera de defensa del mismo mediante, entre otros mecanismos, la pigmentación de la piel por la melanina. Al no haber este pigmento, la piel queda menos protegida, por lo que los cuidados principales irán enfocados a proteger la piel. Para ello podemos evitar la exposición prolongada al sol, ya que se pueden producir quemaduras en zonas desprovistas de pelo, como el abdomen. Pero además, agentes como el polvo o algunas sustancias químicas, podrían ocasionar daños en la piel también.

Otro factor a tener en cuenta es la calidad del pelo. Si el pelo está bien nutrido y fuerte, proporcionará mayor protección a la piel, por lo que debemos procurar que la alimentación sea de calidad para evitar que el pelo se debilite y se caiga y la piel se reseque.

 También puedes encontrar información en este artículo

 

¿Qué son perros braquicéfalos?

 

Perros braquicéfalos, dolicocéfalos y mesocéfalos

Esta clasificación se lleva a cabo por la medida del ancho de la cabeza en relación a la mitad de la longitud de la cabeza. De esta manera, podemos diferenciar:

Perros dolicocéfalos, en los que el ancho es menor que la mitad de la longitud de la cabeza. Ejemplos de estas razas son: galgo, Collies.

Perros braquicéfalos, en  los que el ancho de la cabeza es mayor a la mitad de la longitud de la cabeza. Ejemplos: Bulldog inglés o francés

Perros mesocéfalos, en los que el ancho y la mitad de la longitud de la cabeza son iguales. Ejemplo: pastor alemán o Beagle

Razas de perros braquicéfalos

Bulldog inglés: es un perro robusto, de unos 35 cm de altura y aproximadamente 25 kg de peso. Tiene las orejas de pequeño tamaño y caídas.

Bulldog francés: También es un perro de potente musculatura, aunque de menor tamaño y peso que el bulldog inglés, ya que suelen pesar alrededor de 8-10 kg. Posee unas orejas características, de forma triangular y erguidas.

Boxer: este perro de tamaño grande, puede alcanzar los 25-30 kg. Tiene un cuerpo atlético, musculoso y es una raza muy activa.

Carlino o Pug: Poseen un cuerpo de aspecto rectangular, ya que tienen la cintura poco marcada, orejas caídas de pequeño tamaño y un peso aproximado de 7-9 kg.

Pequinés: de pelo largo y orejas caídas, esta antigua raza es robusta también, aunque por su pequeño tamaño no suelen superar los 5-6 kg.

Lhasa Apso: También tiene pelo largo y orejas caídas. Su peso aproximado es de unos 8 kg. La cola se enrolla sobre el lomo

Boston Terrier: De morfología ligeramente similar al Bulldogg francés, aunque el Boston Terrier es algo más alto y menos compacto. También es un perro robusto y ágil, con orejas erguidas y de mayor longitud que el bulldog francés.

¿Los perros braquicéfalos pueden viajar en avión?

Actualmente, debido a los desgraciados accidentes que se han producido en algunos ejemplares que viajaron en bodega, muchas compañías aéreas han restringido el acceso a los perros braquicéfalos de más de 8 kg, que no podrán viajar en avión, ya que no pueden viajar en cabina con sus propietarios, sino que tendrían que hacerlo en el espacio reservado al equipaje.

¿Los perros braquicéfalos pueden nadar?

Son muchos los perros braquicéfalos que no saben nadar. Se dice que el instinto para nadar en los perros hace que, cuando un perro cae al agua, aunque nunca haya nadado anteriormente, nade de esa forma característica. Pero en el caso de los perros braquicéfalos, no siempre sucede así.  Como sus extremidades suelen ser cortas, no pueden realizar correctamente el movimiento para nadar, lo que hace que muchos directamente se hundan. Por lo tanto, ten mucho cuidado si tu perro braquicéfalo se acerca a una piscina, ya que puede necesitar que tengas que auxiliarle si se cae al agua.

Enfermedades más comunes

Las patologías más conocidas en braquicéfalos son las respiratorias, debido a su anatomía, pero existen algunas otras patologías que suelen padecer con relativa frecuencia, como problemas oculares, ya que tienen ojos grandes, que si no lubrican adecuadamente, pueden dar lugar a ojo seco o incluso úlceras corneales. También suelen presentar patologías de piel, en muchas ocasiones como consecuencia de alergias o intolerancias alimentarias. Algunos ejemplares nacen con malformaciones óseas, como vértebras fusionadas o hemivértebras.

Síndrome respiratorio del braquicéfalo 

Debido a la conformación del cráneo, sucede que el mismo tejido que poseen otros perros en un espacio mayor, los braquicéfalos deben contener en un espacio mucho más reducido. Esto da lugar a que con gran frecuencia,  el paladar blando llegue a una zona de la garganta más profunda que en otros perros, lo que ocasiona dificultades respiratorias. Además, suelen tener los orificios nasales estrechos y la lengua corta, que se repliega en vez de sacarla “estirada” para poder transpirar de forma correcta.

En este link podrás ampliar información sobre este síndrome tan frecuente en braquicéfalos.

 

10 razas de perros japoneses

Akita Inu

Perro de tamaño grande, que puede llegar a pesar 50 kg. De pelo denso, con la cola enroscada hacia la zona lumbar, de orejas triangulares e inclinadas hacia delante.

En su país es considerado “Tesoro Natural de Estado” y como tal, deber ser protegido.

Su carácter es reservado, territorial, aunque cariñoso y leal.

Se seleccionaron genéticamente para la caza mayor, e incluso para fines bélicos, aunque en la actualidad principalmente es un perro de compañía.

Shiba Inu

Estéticamente es muy similar al Akita Inu, aunque más pequeño.

Se empleaban en la caza menor, ya que es un perro activo y emite un ladrido característico cuando está emocionado.

En cuanto a su carácter, es bastante independiente, por lo que es importante socializarle desde cachorro.

Necesita grandes dosis de ejercicio diarias.

Spitz japonés

Esta raza de pelo largo, abundante y denso, puede llegar a pesar unos 5-6 kg. Son perros muy activos y familiares, que necesitan atención y ejercicio a diario. Aunque es bastante independiente también.

Es una raza poco conocida, aunque en Europa despierta bastante interés.

Uno de los problemas de salud más habitual es la luxación congénita de rótula, característica de la mayoría de razas pequeñas.

Tosa Inu

Raza de gran tamaño, de unos 60 cm de altura. Empleado antiguamente en peleas y seleccionado para este fin, actualmente desempeña labores de guarda de terreno.

Tiene una carácter cariñoso con los conocidos y desconfiado ante los desconocidos. Por este motivo es necesario socializar a edad temprana.

Es un perro de gran fuerza y valentía.

Kai

Dado el uso que se hacía de él como perro de caza, posee gran energía, que hay que procurar que libere mediante el ejercicio físico.

Esta raza es preferible para personas que dispongan de una casa espaciosa y terreno para que pueda moverse sin limitaciones, ya que es un perro muy activo.

Tiene una capa atigrada, pelo denso y orejas triangulares. Aunque los cachorroa nacen de un solo color, el aspecto atigrado va desarrollándose con el crecimiento.

Shikoku

Es una raza muy poco conocida, de la que apenas hay ejemplares en otra región que no sea Japón.

Esta raza mediana, de musculatura fuerte y color pardo oscuro, se creó para la caza de jabalíes, por lo que necesita gran cantidad de actividad física a diario.

Como patologías típicas de esta raza, pueden padecer hipotiroidismo y atrofia  progresiva de retina.

Spaniel japonés

También llamado Chin, está considerado uno de los mejores perros de compañía del mundo. Tiene su origen en China, pero en Japón se desarrolló hasta lo que es ahora.

Es un perro muy inteligente y activo, de peso alrededor de 5 kg, independiente y algo testarudo.

Tiene tendencia al sobrepeso, por lo que no hay que descuidar su alimentación y procurar que realice ejercicio moderado a diario.

Kishu Inu

Perro de talla media, con pelo denso y cola enrollada hacia el lomo. Los machos pueden alcanzar los 52 cm de altura y las hembras algo menos, 46 cm.

Son perros poco conocidos fuera de Japón, aunque muy apreciados en su país de origen, incluso fue declarado “monumento natural”.

Fue seleccionado para la caza de jabalíes y ciervos, por lo que tiene una gran resistencia física y es un perro activo, leal y dócil. Es independiente e inteligente, cariñoso y desconfiado con los extraños.

Hokkaido Inu

Tampoco es conocido fuera de Japón, aunque en este país fue declarado “monumento natural”.

Es un perro de talla media, fuerte y musculoso, robusto y con las características estéticas de las razas que hemos comentado, pelo denso y cola enrollada hacia el lomo, orejas triangulares y ligeramente inclinadas hacia delante.

Fue empleado también para la caza del oso, por lo que tiene una gran fortaleza, resistencia física a temperaturas extremadamente bajas y es muy activo e inteligente, aunque también independiente.

Terrier japonés

A diferencia de los perros que hemos visto hasta ahora, esta raza es de pelo corto. Tiene un tamaño pequeño, es ágil, rápido, inteligente, alegre y juguetón, sobretodo con niños.

Necesitan ejercicio físico y contacto con personas y otras mascotas. Además, no suele padecer problemas de salud.

 

¿Qué significa Petfriendly?

Las mascotas son un miembro más de la familia

Afortunadamente, la tendencia es que las mascotas ocupan un lugar importante en nuestro hogar y les tratamos como un miembro más de la familia, que es como deberían ser tratados nuestros compañeros peludos, ya que cuando decidimos convivir con un animal, pasa a ser nuestra responsabilidad. No sólo debemos procurar que esté bien alimentado y tenga todas sus necesidades satisfechas en cuanto a ejercicio y estimulación mental, sino que nuestro deber es velar siempre por su bienestar. Y en esta consideración entra que si planeamos unas vacaciones, por ejemplo, tengamos la opción de viajar y disfrutar junto a nuestro animal.

Hasta hace unos años, en muy pocos lugares podíamos acceder con nuestro peludo, pero ahora hay cada vez más servicios como autobuses o diferentes medios de transporte público en los que se admiten mascotas. O en establecimientos como restaurantes, principalmente en terrazas, aunque en varios también en el interior, hoteles o centros comerciales.

El movimiento Petfriendly

Es esta necesidad de incorporar a nuestra mascota en el mayor número de actividades de nuestra vida, la que ha llevado a diferentes grupos a solicitar esta distinción de establecimiento o servicio Petfriendly.

Estos establecimientos suelen tener algunas normas, que varían en función del tipo de servicio que ofrezcan. Por ejemplo, para viajar en transporte público, los perros deben ir atados con la correa y con el bozal puesto. En el caso de hoteles, nos pueden pedir que el perros esté correctamente desparasitado, que esté identificado y lleve puesto el collar, que no duerma en las camas ni se suba a las sillas de la habitación, etc.

Espacios Petfriendly en España

Existen  numerosos establecimientos Petfriendly en España, pero vamos a nombrar 10.

  • Red de Cercanías (tren) de Madrid.
  • Red de Metro de Barcelona.
  • Playa el Cervigón o El Rinconín, en Gijón.
  • Playa de Agua Amarga, en Alicante.
  • Casa rural Puerta al campo, Albacete.
  • Casa rural Juaningratxi, en Navarra.
  • Hotel The Rock suites & spa, en León.
  • Hotel Bela Fisterra, en A Coruña.
  • Blackberry Café, en Málaga.
  • Restaurante Les barques, Tarragona

Moquillo en perros: qué es, síntomas y cómo se trata.

¿Qué es el moquillo en perros?

El moquillo es una grave enfermedad vírica, ocasionada por el virus del moquillo canino. Suele afectar con más frecuencia a cachorros antes de que se inicie el proceso de vacunación o durante el mismo, si no se ha alcanzado una determinada inmunidad. En adultos es mucho menos frecuente, ya que la mayoría de perros se vacunan frente a esta enfermedad.

¿Cómo se contagia el moquillo canino?

Es un virus altamente contagioso, ya que se libera en secreciones respiratorias y oculares, como las partículas de moco al estornudar o lágrimas del ojo. También se libera por vómito y heces e incluso en la orina. Esto facilita la propagación del virus con gran facilidad, ya que un perro infectado puede acercarse a uno sano y simplemente por olerse, puede haber transferencia de partículas víricas entre ambos.

El virus puede permanecer horas en el ambiente y un perro, tras superar la enfermedad, puede liberarlo hasta 4 meses después.

¿Una persona puede contagiar a un perro del moquillo? La respuesta es no, ya que es un virus exclusivamente canino, que no puede transmitirse a las personas ni de las personas a los perros.

¿Cuáles son los síntomas del moquillo en los perros?

Los primeros síntomas pueden aparecer entre el día 3 y el 6 desde que se produce la infección.  Por lo general, como primer síntoma suele aparecer fiebre, que puede ser de moderada a alta. Posteriormente, aparecen otros síntomas, que pueden ser de varios tipos, aunque los más habituales son:

  • Respiratorios: tos, descarga nasal, esfuerzo al respirar, secreción mucopurulenta en ojos (legañas).
  • Digestivos: vómitos, diarrea e inapetencia.
  • Neurológicos: nistagmo, inclinación de la cabeza, convulsiones e incluso parálisis.
  • Cutáneos: dermatitis, pústulas y engrosamiento de las almohadillas.

¿Cómo se cura el moquillo de los perros?

El tratamiento está enfocado a tratar los síntomas, ya que no hay un tratamiento específico contra el virus. Por eso es tan importante el rápido diagnóstico (o la sospecha del mismo), para poder instaurar un tratamiento lo antes posible.

Consiste en tratar los síntomas que haya en el momento, por ejemplo, tratar los vómitos y la diarrea para que no se produzca deshidratación o tratarla, en caso de que ya esté deshidratado. Si hay síntomas respiratorios, el tratamiento irá enfocado a evitar, además de los problemas asociados, las infecciones secundarias, por lo que el uso de antibióticos está recomendado. Si existen síntomas neurológicos, como convulsiones, el tratamiento debe incluir, además, fármacos para controlar dichas convulsiones.

¿Cómo puedo prevenir el moquillo en perros?

La manera más efectiva de prevenir esta enfermedad es seguir una correcta vacunación, tanto en cachorros como en la etapa adulta.

Además, en colectividades de perros, tales como criaderos, residencias y protectoras, extremar la higiene, ya que en estos sitios es muy rápida la propagación entre perros vulnerables, por la cercanía entre ellos y el contacto continuo que se produce entre los perros que habitan en ellos. La higiene es fundamental en estos casos, no sólo de superficies, comederos, bebederos, etc. en las que hayan estado los perros infectados, sino también de la ropa, las manos e incluso los zapatos de las personas que estén en contacto con los perros.

La vacuna contra el moquillo canino

Esta es una de las vacunas incluidas en cualquier protocolo de vacunación de cachorros y revacunación en adultos. Existen varias maneras de vacunar a los perros, estableciendo distintos períodos de tiempo entre vacunas, eso es una elección del profesional veterinario, por lo que aquí no vamos a dar fechas ni pautas fijas, pero sí se suele empezar la vacunación con una primera dosis que protege frente al virus del moquillo canino y parvovirus, otro virus que provoca una enfermedad grave también en cachorros. Habitualmente se revacuna a los adultos cada año, aunque se están viendo en diversos estudios, niveles de anticuerpos que se consideran protectores frente a esta enfermedad incluso 3 años tras la vacunación.

¿El perro se cura del moquillo?

Por desgracia, no todos los casos se resuelven con éxito y algunos animales fallecen. Otros presentan secuelas, habitualmente neurológicas, aunque también de otro tipo, como por ejemplo, daños en el esmalte dental.

Así que recuerda la importancia de vacunar a tu cachorro, especialmente, y de seguir las recomendaciones que te dé tu veterinario acerca de cuándo puede tener contacto con perros desconocidos y salir a la calle.

Técnicas de adiestramiento canino

Técnicas basadas en las teorías del aprendizaje

Son aquellas basadas en la capacidad del perro para aprender, dando menos importancia al comportamiento natural canino que en el caso de la etología, que basa su ejercicio en ese aspecto, precisamente, la conducta del perro natural y así poder comprender determinados comportamientos.

Podemos distinguir 3 técnicas:

– 1. Adiestramiento canino tradicional

Es la técnica más extendida a lo largo del mundo. Aunque, afortunadamente, parece que va disminuyendo su popularidad, ya que este tipo de entrenamiento se basa en castigar (o reforzar negativamente) una conducta indeseada. Cuando el perro no realiza la acción que se pretende enseñar, se le aplica un correctivo, como puede ser el que se aplica con un collar de ahogo, de púas o collares eléctricos. Suelen obtenerse resultados rápidos, ya que el perro aprende que si no realiza una determinada acción, se le castiga, incluso mediante técnicas más violentas. Pero esto no debe ser considerado un éxito, ya que la tasa de desarrollo de conductas agresivas o de miedo, son considerablemente altas.

No se recomienda aplicar estas técnicas NUNCA.

– 2. Adiestramiento en positivo

Esta técnica aplica lo contrario a la anterior. Se da una recompensa al perro cuando realiza la acción que estamos tratando de enseñar. Este tipo de recompensa puede ser alimento, caricias, expresiones verbales para felicitarle o incluso el Clicker, un elemento muy utilizado.

Es una técnica que obtiene rápidos resultados, ya que los perro aprenden bastante rápido de esta manera, pero puede que el dueño e incluso el adiestrador, no finalicen el adiestramiento por completo, al considerar que ya se han alcanzado las metas que se desean con ese perro en concreto.

– 3. Técnicas mixtas

En este caso se emplea una combinación de las técnicas anteriores, de manera que no se es tan estricto con el castigo ni se premian tanto las “buenas” conductas. Un ejemplo podría ser el empleo del collar eléctrico para castigar las conductas indeseadas y la administración de premios de comida para recompensar las acciones deseadas.

Técnicas basadas en la etología canina

La etología canina tiene en cuenta el comportamiento natural del perro y trata de explicar y entender por qué un perro se comporta de determinada manera o por qué aparecen ciertas alteraciones de conducta.

En este caso, se pretender establecer una jerarquía, de manera que el dueño del perro sea considerado por éste como el líder, con el objetivo de establecer ese vínculo natural, como ocurre en una manada real, donde el líder guía al resto, que obedece las órdenes.

Se cuestiona su utilidad por parte de los adiestradores profesionales, por lo que no son técnicas empleadas con frecuencia.

¿Qué técnica debo utilizar?

No existe una norma general para llevar a cabo un adiestramiento. Es necesario evaluar cada caso y establecer una estrategia para que las probabilidades de éxito sean mayores.

Lo que cada vez está más demostrado es que el empleo de técnicas violentas tiene consecuencias muy negativas, tanto en el comportamiento del perro como en nuestra relación con él. De esta manera, un entrenamiento basado en el refuerzo positivo, refuerza el vínculo con nuestro perro y hace que se disfrute más del proceso, aunque haga falta una buena dosis de paciencia.

Consejos para una buena sesión de entrenamiento

Cada persona tiene un carácter diferente y lo mismo sucede con nuestros compañeros peludos. Ellos tienen mayor o menos energía según el caso, tienen más o menos capacidad de aprendizaje y tienen unas necesidades diferentes. Por este motivo, cuando nos planteamos entrenar o adiestrar a nuestro perro, sea cual sea el motivo, debemos tener en cuenta que tiene que ser un proceso del cual debemos disfrutar y, algo muy importante, que el adiestrador nos va a enseñar a nosotros cómo adiestrar a nuestro perro. De nada sirve que el adiestrador le enseñe todo o incluso se lo lleve y nos lo devuelva enseñado, cuando nosotros no vamos a ser capaces de interactuar con nuestro perro de la misma manera.

Por otro lado, cuando vayamos a realizar la sesión de entrenamiento, es conveniente que el perro esté receptivo, que no esté demasiado cansado o sobreestimulado, ya que la capacidad de aprendizaje disminuirá.

Hazte con sus premios favoritos, bien sea de tipo alimento, un clicker o bien sean dosis extra de cariños y palabras de felicitación.

Y por último, ármate de paciencia, ya que hay perros que aprenden con mucha rapidez y otros a los que les lleva un poco más de rato. Y sé consciente de qué es realmente útil para tu perro o no, ya que de nada sirve exigirle que realice acciones que en su vida va a utilizar.

Y disfruta, sobre todo eso, para poder darte cuenta de todo el potencial que tiene y la capacidad tan asombrosa que tienen los perros de aprender.